La basura, una alternativa económica

Nov 21, 2005 | Institucional

Por Heidy Johanna Cueto
Más que generar malos olores y perjuicios para la salud humana, ¿pueden
los rellenos sanitarios brindar beneficios de carácter ambiental y económico
para una región?

Esta fue una de las inquietudes que Renzo Mancelloni, presidente de la Sociedad
Pública-Comunitaria Belvedere S.p.A. y Paolo Ceccotti, jefe del Sistema
de Gestión Ambiental de esa empresa, ubicada en la población de
Peccioli, Toscana, Italia, contestaron durante la presentación del Modelo
de Gestión de Residuos Sólidos realizada el pasado jueves 17 de
noviembre en el Auditorio Mayor de la Universidad.

Las reuniones contaron con la participación de 135 personas entre las
cuales estuvieron representantes gubernamentales, académicos y líderes
comunitarios.

Según Luis José Arévalo, asesor del Área Técnica
Mantenimiento y Servicios Públicos de la Gobernación de Santander,
“con este modelo nos han mostrado que El Carrasco no es un relleno sanitario
sino un enterramiento de basuras de 20 ó 25 años que puede ser
manejado tecnológicamente para dar soluciones de valor agregado y producir
beneficios para la comunidad”.

Para Graciela Chalela, directora del Proyecto Ambiental de la UNAB, El Carrasco
tiene algunos problemas en cuanto a la parte técnica, en lo que se refiere
a las geomembranas de protección. En este relleno se produce una gran
cantidad de biogás, lo que sucede es que éste no sólo sale
por las chimeneas instaladas sino que se escapa por otros lugares debido a su
mala estructura”.

Belvedere S.p.A., a través del Modelo de Gestión de Residuos
Sólidos, ha obtenido importantes logros en el campo de la reducción,
reciclaje y manejo de desechos, convirtiendo las sustancias contaminantes en
producción de biogás filtrado, energía eléctrica
y agua caliente distribuido con un sistema de telecalefacción.

Estos avances le han permitido en 12 años, intercambios comerciales
y de servicios superiores a los 100 millones de euros (alrededor de 267 mil
millones de pesos) convirtiéndose en un modelo de gestión ambiental
vanguardista que cumple con la Certificación Emas de la Unión
Europea, la ISO 14001 y la bandera naranja, como marca turística-ambiental.

Arévalo afirmó que, “este modelo es viable siempre y cuando
se aúnen esfuerzos de la Nación, del Departamento y los Municipios,
incluso de los mismos usuarios, siendo socios de la empresa”.

Renzo Mancelloni, dijo que “para montar la planta que permite la generación
de biogás y energía eléctrica, Belvedere ha realizado,
en 20 años, una inversión de 15 millones de euros (alrededor de
40 mil millones de pesos) pero estoy seguro que aquí la inversión
puede ser menor”.

Zoilo Pallares, director técnico del Plan de las Naciones Unidas para
el Desarrollo (Pnud-Art Gold Colombia) dijo que “esta tecnología
es posible implementarla, sólo falta que las autoridades competentes
tomen la decisión sobre si les interesa o no”.

Mancelloni recalcó que “la comunidad juega un papel fundamental
en este modelo de gestión ambiental. Debe haber un vínculo bien
estrecho del Gobierno con los ciudadanos, sólo así se podrá
ver un desarrollo regional”.

Ir al contenido