La economía continúa con buena estrella

Dic 15, 2006 | Facultad de Ciencias Sociales, Humanidades y Artes

Por Mary Correa Jaramillo
msocorro@unab.edu.co
Los pequeños y medianos industriales de Santander, al igual que los de otras regiones del país, tuvieron en 2006 uno de sus mejores años por el incremento en ventas, tanto nacionales como algunos negocios de exportación, a pesar de que se habían vaticinado nubarrones por los temores frente al Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos.

Y este 2007 que ya llega, se anuncia con buenos augurios para los empresarios en general, luego de que el Congreso de Estados Unidos hubiera aprobado el pasado 8 de diciembre la prolongación por 6 meses más de las preferencias arancelarias (Atpdea, por su sigla en inglés) para 60 mil productos procedentes de países como Colombia y Perú, que están luchando contra la producción de coca y otros alucinógenos.

Por paradójico que parezca, mientras a los empresarios les ha ido bien, al resto de los bumangueses el año 2006 no los deja tan satisfechos y tienen temor de que 2007 llegue cargado de impuestos y más alzas, especialmente en alimentos y servicios públicos, especialmente porque Bucaramanga ha sido una de las ciudades más costosas este año.

En el caso de los indicadores de empleo, las condiciones de la ciudad siguen complejas porque las cifras del Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas, Dane, señalan que de cada 100 personas en edad de trabajar, 13 están desempleadas, lo que resulta similar a 2005 cuando la tasa de desempleo estuvo en el 12%.

En este sentido, los análisis de la Cámara de Comercio coinciden, al registrar que durante 2006 se redujeron en 599 las nuevas empresas, frente a las que se habían creado en 2005, lo cual significa un decrecimiento del 6% en las sociedades establecidas, especialmente en el sector del comercio y en restaurantes y hoteles.

El sector de la construcción fue el que más trabajo aportó para mano de obra no calificada. Hasta septiembre pasado, el número de metros cuadrados aprobados para construcción había aumentado en 88%, según datos de la Cámara de Comercio y Camacol Santander. Sin embargo, en el rango de profesionales y de técnicos, las condiciones para conseguir trabajo no son tan favorables.

El TLC ya no asusta
María Gisela Trujillo, directora ejecutiva de la Asociación Colombiana de Pequeños y Medianos Industriales, Acopi, en Santander, comentó que aunque no se tienen todavía los consolidados con cifras exactas, “la percepción es que las ventas se han incrementado considerablemente”.

Agregó que “Este año incluso debieron rechazarse pedidos ante los grandes volúmenes de ventas que han registrado los empresarios, lo que indica que 2006 fue un buen año para los pequeños y medianos industriales y esperamos que 2007 sea aún mejor que este cierre de año”.
La incertidumbre que se registró a finales de 2005 por el miedo al efecto que traería el tratado con Estados Unidos, TLC que poco se conocía, fue variando, a medida que grupos de empresarios participaron en las discusiones previas a la firma del acuerdo entre ambos gobiernos.
Ahora se espera que los congresos de los dos países ratifiquen el tratado, el cual podría regir desde 2008, como lo señaló el ministro de Agricultura, Andrés Felipe Arias Leiva.

Por eso también el próximo año 2007 se percibe como un periodo en el que habrá desarrollo empresarial y una preparación para afrontar las desventajas del TLC. Este es el caso de los avicultores, que han superado el temor y aprovecharon los incrementos en el precio del huevo y las reducciones de costos de producción, ante menores precios de importación de los alimentos concentrados para aves, los cuales favorecieron las ventas locales y las exportaciones. 

China se le atravesó a las confecciones
El sector exportador de confecciones registró una caída en ventas este año, golpeado por dos factores: las imparables ventas provenientes de la China y la constante valorización del peso frente al dólar, que no fue contemplada por los empresarios cuando a comienzos del año revisaron los indicadores económicos para poder hacer las propuestas de ventas al exterior.

Y es que nadie esperaba que la valorización del peso (revaluación), que fue la nota predominante en 2005, se mantuviera otro año más, como lo señaló Javier Díaz Molina, presidente de la Asociación Nacional de Exportadores, Analdex. Al comenzar 2005, la Tasa Representativa del Mercado TRM (es decir, el valor del dólar frente a la moneda colombiana) estaba en 2.384 pesos y cerró el año con mil pesos menos a $2.284.

Para 2006 se esperaba una situación distinta, pero transcurridos los 12 meses, la variación de la TRM se ha mantenido en los 2.280 pesos (hasta el cierre de esta edición). Los exportadores que confiaban en que el dólar aumentase su valor, perdieron su apuesta y tuvieron que vender por debajo de las expectativas con las que iniciaron negociaciones.

Sin embargo, Luis Carlos Villegas, presidente de la Asociación Nacional de Industriales, Andi,  dijo que los industriales que han diversificado mercados y no dependen tanto de una sola nación, se vieron beneficiados en ventas, especialmente porque le apostaron a periodos más cortos de negociaciones con sus compradores extranjeros.

Para Santiago Arévalo, confeccionista de ropa infantil, “las prendas que superaron la calidad de las tradicionales camisetas chinas, sí se vendieron bien en el exterior. El problema es querer competir con lo mismo, cuando los chinos nos ganan en la superproducción, pero no en la calidad de los tejidos y bordados nuestros”.

Metrolínea golpeó a comerciantes de la 15
Mientras a los pequeños y medianos industriales santandereanos los negocios les resultaron provechosos este año, a los comerciantes de la carrera 15 y vías aledañas, los resultados les preocupan porque han bajado hasta un 40% las ventas en sus locales por los trabajos del Sistema Integrado de Transporte, Metrolínea que interrumpieron el transporte y la circulación de peatones.

La Federación Nacional de Comerciantes, Fenalco, señaló en dos ocasiones que los atrasos en las obras condicionaban aún más las ventas, especialmente en el periodo navideño, por lo que algunos almacenes no contrataron personal supernumerario, como acostumbraban en otros años. Sin embargo, para este grupo de comerciantes se augura un 2007 menos traumático y hasta provechoso por los cambios viales de la ciudad como lo indicó el alcalde Honorio Galvis.

Ir al contenido