La flor encantada

Ago 29, 2011 | Institucional


E
n el año 1500 d.c. en un pueblo llamado Pailitas, existía un rey muy poderoso que vivía en un castillo junto con su esposa quien  estaba embarazada; los doctores del pueblo la examinaron y le informaron al rey que su esposa y el bebé tenían muchos riesgos de morir.

El rey se fue a la alcoba  a pensar y escuchó una voz que le decía que detrás del castillo en la montaña había una flor encantada que cumplía un deseo, sólo un deseo, si lo pedía con toda la fuerza del corazón. Inmediatamente el rey mandó  a todos los soldados a buscar la flor. En el  recorrido se encontraron un río lleno de cocodrilos que atacaron a tres soldados, los cuales allí murieron. Los otros, siguieron su recorrido. De pronto se acercó una estampida  de toros que derribó a cincuenta soldados. El grupo de soldados se hacía cada vez más pequeño y la búsqueda de la flor era más difícil, pero los soldados seguían avanzando.

Más adelante, en el camino, unas rocas cayeron y taparon a 20 soldados. La noche se acercaba y los soldados  que aún continuaban con su tarea, se encontraban sin saberlo, a pocos metros de la flor. El camino que faltaba era muy angosto sólo podían pasar de uno en uno.

Empezaron a avanzar y sus caballos se fueron cayendo por el abismo. De repente, el último soldado que quedó, valientemente tomó la flor entre sus manos y en su caballo sin mirar atrás, corrió veloz,  y así pudo llegar a donde el rey y finalmente cumplir la tarea de entregarle la hermosa flor encantada.

Sin pensarlo, el rey tomó la flor entre sus manos, cerró los ojos y con toda la fuerza de su corazón pidió el anhelado deseo. Así, la reina y la hermosa bebé recién nacida, estuvieron a salvo y vivieron por siempre felices.                                         

Por: Mario Alberto vega Dulcey 5° B

Ir al contenido