La grandeza de una dama

Feb 24, 2011 | Institucional

Por Jonathan Harrys Rodríguez , exalumno
Mujer, ¿Sabes lo que provocas en mí…sabes que eres la obra maestra, de aquel  artista divino, sabes que eres el deseo de los Dioses  y copa de vino que no he de probar,
sabes que me niegas tu aroma, y sabes que tus ojos son mi luz perpetúa,
sabes que por ti muero, y es por eso que me desprecias…?

Eres  una prisión de virtudes   y tienes la llave de mi alma,
soy esclavo a tus pies , matemático de tu belleza, químico de tus fragancias,
pro clamador de tu palabra,  trastornado sin elegancia….

Sabes que tus palabras me dominan, qua las atiendo como lazarillo de tu corazón que no ve:
sabes que cada parte de tu cuerpo , fue esculpida por un cincel de acero prodigioso,
y sabes que a mi parecer  cada defecto tuyo, es hermoso….

Sabes que vivo de ilusión  y respiro por esperanzas, que beso cada huella de tu pie,
Y sigo tus pasos con o sin saber por qué……Sabes que soy un servidor no remunerado,
sabes que me controlas con cada respiro, pues de ti estoy enamorado….

¡Oh mujer tan divina, oh Diosa tan engreída y majestuosa,
te regalo la grandeza de mi mar, la belleza de una alborada lunar,
la pureza de mis sentimientos, si tú,  no me niegas tu amor….

Toca mi pecho y siente mi energía, toca mi pecho y capta la magnitud de lo que has hecho, para que puedas enamorarte de éste loco cobarde….
Cobarde por no dejar de amarte, cobarde por no alejarme,
Cobarde por  saber lo que me espera  y cobarde porque sè que no vas a  amarme….

Eres pieza pequeña, de infinita grandeza… eres obstáculo en mi vida,
y serás aquel que no pude superar…. Serás siempre lo que no llegará,
Pero siempre lo he de esperar…..

Eres flor recién retoñada, y yo,  clavel muriendo en tu olvido: 
tal vez ya te habrás dado cuenta… creo que sí…
tal vez sabes que te  amo, y por eso, no me haces felíz

Ir al contenido