La inseguridad, una problemática compleja

Feb 1, 2010 | Facultad de Ciencias Sociales, Humanidades y Artes

Por Javier Sandoval Monta?ez

jsandoval15@unab.edu.co

A juzgar por los documentos publicados por el Observatorio de Derechos Humanos de Santander y por las opiniones de su coordinador, Julio C?sar Acelas Arias, la inseguridad en Bucaramanga y su ?rea metropolitana es cr?tica pero igualmente invisibilizada por las autoridades.

En di?logo con 15, Acelas Arias considera que mientras las tendencias de criminalidad indican que el fen?meno est? en franco crecimiento las administraciones municipales no cuentan con pol?ticas integrales que permitan atacar las acusas del problema y le est?n descargando toda la responsabilidad a la Polic?a.

?

?Qu? es el Observatorio de Derechos Humanos de Santander?

Es un instrumento que hace seguimiento y monitoreo a las din?micas y a las situaciones de derechos humanos, de seguridad e inseguridad, de j?venes y de delito, de convivencia y, en general, todo lo que tiene que ver con lo que uno llamar?a din?micas y aspectos que tienen que ver con la convivencia o lo que afecta la convivencia.

??Y esto no es algo que deber?a estar haciendo la propia administraci?n?

Colombia tiene 17 ciudades arriba de 500 mil habitantes. De ese grupo, Bucaramanga es una de las pocas que no tiene observatorio desde la propia administraci?n municipal. Los observatorios por lo general est?n asociados con cifras. Aqu? hay mucha gente que hace monitoreo, pero la ciudad como tal desde la Alcald?a, que es el ente encargado de preservar la convivencia y la seguridad de la gente no tiene un observatorio. Entonces no tenemos una centralizaci?n de las fuentes, de las cifras, de las estad?sticas y esa es una dificultad estructural.

??Quienes conforman el observatorio?

El observatorio inicialmente fue creado desde la UIS (Universidad Industrial de Santander), hoy hace parte de una entidad que agrupa a varias expresiones de la sociedad civil que se llama Corprodinco (Corporaci?n de Profesionales para el Desarrollo), una entidad sin ?nimo de lucro vinculada a temas de desplazados y de inseguridad en todo el nororiente: Magdalena medio, Arauca, Santander y Norte de Santander. Igualmente tenemos v?nculo con la Consejer?a para la Reintegraci?n, as? como con Acci?n Social, con la Alcald?a. Es un grupo de profesionales de diversas disciplinas con un respaldo institucional peque?o y con unas bases tecnol?gicas que nos permiten producir informaci?n.


?
?C?mo es la metodolog?a?

Hay muchas entidades que producen informaci?n. Medicina Legal produce la mejor informaci?n sobre homicidios, las comisar?as de familia producen la mejor informaci?n sobre violencia intrafamiliar. Informaci?n sobre j?venes nosotros producimos mucha informaci?n que quiz?s otras entidades no. Entonces el observatorio es como un banco de segundo piso: a partir de informaci?n que producen entidades que est?n permanentemente en el tema, se sistematizan, se contrastan y se produce un nuevo tipo de informaci?n, mucho m?s cualificado, a partir de variables que las otras entidades no producen. Nosotros estamos produciendo informaci?n sobre participaci?n de j?venes en el delito: infractores, contraventores, tasas de criminalidad juvenil, que ninguna entidad las produce, porque nos les interesa dentro de la naturaleza de su trabajo. Pero las producimos a partir de informaciones dispersas que producen otras entidades.

?Qu? uso se le da a esa informaci?n ya procesada?

Los observatorios no tienen raz?n de ser si no comunican, por eso un observatorio debe tener una estrategia de comunicaci?n muy clara. Los observatorios por lo general son instrumentos que tienen los tomadores de decisiones. De nada le sirve a un alcalde tomar decisiones para combatir la delincuencia, formular programas de prevenci?n de los j?venes al delito, o sobre violencia intrafamiliar, o sobres disparada de robos, si no sabe exactamente qu? est? pasando. La gran mayor?a de tomadores de decisiones, toman decisiones sin tener herramientas t?cnicas a mano. Si uno no sabe lo que pasa, todo lo que dise?e no tiene el impacto necesario. Y ese es un problema de la ciudad. Como no hay un observatorio de la ciudad, la alcald?a y la Polic?a dan muchos tumbos en generar pol?ticas acerca de de lo que est? pasando.

??Para ustedes el problema de inseguridad no est? siendo tomado en serio?

Lo que ocurre es que la informaci?n tiene un uso pol?tico y social. Hay entidades que producen informaci?n y las presentan a su manera y hacen ver situaciones que no son. Por ejemplo si comparo los homicidios de diciembre de 2008 con los de diciembre de 2009 y en ese mes se incrementan o disminuyen en la mitad, f?cilmente puedo salir a decir que disminuy? o aumento la criminalidad en un ciento por ciento y eso es muy sesgado porque estamos comparando un mes. Si comparamos el semestre o todo el a?o es mucho m?s objetivo. Si comparamos periodos que es lo que hacemos, es mucho m?s cre?ble t?cnicamente.

La Polic?a maneja un discurso nacional que se escucha en todas las ciudades: ?Aqu? lo que hay es un problemas de microtr?fico, un problema de intolerancia?. Digamos que hay tendencias nacionales del delito, pero una profundizaci?n local no hay, y las ciudades tienen especificidades del delito; en unas tiene mucho peso el tema juvenil, en otras no; en otras tendr? m?s peso el tema de las drogas. En algunas pesar? m?s el tema de bandas emergentes. Hay particularidades locales que esas din?micas nacionales no tocan.

?Ustedes tienen en sus estudios esas especificidades ?Qu? han hecho las autoridades al conocerlas?

Las autoridades son muy celosas con las informaciones y opiniones que generan entidades como nosotros, porque por lo general las autoridades utilizan las cifras. Le doy un caso: hace dos meses el secretario de Gobierno departamental, convoc? a una rueda de prensa, con el Defensor del Pueblo y el comandante de la Polic?a, con cifras que nunca explicaron de d?nde las sacaron dijeron que Bucaramanga era la ciudad con menor tasa de delitos del pa?s y que los delitos ven?an disminuyendo.

Nosotros comprobamos que a ese mismo mes hab?a una tendencia de aumento de los homicidios en Bucaramanga. Y sobre el tema de percepci?n publicaron unas escalas de percepci?n de las cinco principales ciudades del pa?s y que Bucaramanga era donde la gente se sent?a m?s segura. Un mes despu?s el Informe de Calidad de Vida ?del Consejo Privado de Competitividad, mostraba exactamente lo contrario, pues mostraba que el t?pico en el que la ciudad ten?a m?s dificultad era precisamente el de seguridad.

Entonces, m?s all? de los responsables y de las instituciones, esto lo que nos muestra es lo ca?tico en la percepci?n del problema en la manera como las autoridades perciben el problema, como se manejan y utilizan las cifras. Y no hablemos de lo que se dise?a, de las acciones que adelantan para enfrentar el problema. Por lo general quienes estudiamos cifras, quienes planteamos alarmas, quienes presentamos tendencias negativas no somos muy bien vistos por las autoridades.

Hablemos de eso que han encontrado en sus estudios

Nos tropezamos con dos problemas tanto de cultura pol?tica como de cultura ciudadana de la gente. Quien m?s siente el problema de inseguridad es la gente del com?n: la gente que vive en los edificios donde hay robos, donde hay problemas de droga, donde hay problemas de atracos y por lo general las autoridades e incluso la Polic?a esos temas no llegan a sus oficinas. La gente en el sentido com?n, son como los observadores y los mejores informantes de lo que pasa. Entonces a nosotros nos ha preocupado mucho llegar al nivel de la poblaci?n, generar alarma sobre las tendencias de criminalidad.

Por qu? se disparan los homicidios en la ciudad, porque Bucaramanga viene en unas tendencias fuertes de inseguridad. Por qu? hemos llegado a lo que hemos llegado hoy, no tanto desde el punto de vista de coyuntura de las cifras, sino de una mirada de mediano plazo, de los ?ltimos a?os.

??Cu?l es la situaci?n particularmente en Bucaramanga?

Hay dos maneras de enfocar el trabajo en derechos humanos: desde una l?gica de denuncia, que es lo que hacen algunas ONG con mucha validez. Pero hay otra manera de ver el tema que es ver c?mo la violaci?n o goce de los derechos humanos afecta la vida de la gente. La seguridad se convirti? en un derecho de todos los ciudadanos. Hoy en d?a en cualquier ciudad la principal preocupaci?n, m?s all? de los temas de desempleo, pobreza y educaci?n es la inseguridad.

??Y desde esa perspectiva cu?l es el an?lisis que hacer en el Observatorio de Derechos Humanos de Santander?

Nosotros hemos tenido dos picos muy altos de homicidios que fue en 2002 cuando hubo m?s 190 muertos y 2007 que hubo 198. Esos dos picos en la d?cada est?n presididos de tiempos donde los homicidios han bajado. 2002 fue el a?o en que los paramilitares entran al ?rea metropolitana. En el 2004 cuando los paramilitares se desmovilizan comienza una tendencia de disminuci?n important?sima hasta el 2006. El 2007 es uno de los a?os de mayor criminalidad en la ciudad. La desmovilizaci?n produce cualquier conflicto entre estos grupos que es el tema del trafico de econom?as il?citas, ya se la gasolina del tubo o la droga que en esta zona es muy fuerte.

Del 2007 al 2008, los homicidios disminuyeron en un 32%, una tendencia de disminuci?n important?sima, pero del 2008 al 2009 la tendencia se quebr? y empez? a notarse una tendencia de aumento. Por ejemplo el a?o pasado a diciembre hubo los mismo homicidios en el ?rea metropolitana que en 2008 y en 2008, respecto al 2007 hab?a habido una disminuci?n del 32%, entonces eso es grave, porque en seguridad y en delito los hechos puntales son remediables, cuando hay que poner especial atenci?n es cuando empiezan a generar tendencias y cuando ?stas se consolidan.

??Tienen ustedes una explicaci?n a esa nueva tendencia de crecimiento?

La Defensor?a planteaba una hip?tesis que es muy v?lida, que es que a la desmovilizaci?n de los paramilitares de las estructuras grandes, quedaron unos reductos que no se desmovilizaron, que se aliaron con bandas tradicionales de delincuencia com?n y se aliaron con antiguos paramilitares que se desmovilizaron y que volvieron a delinquir. Se conformaron lo que las autoridades llaman la Bacrim (bandas criminales), pero que acad?micamente se llana las bandas emergentes que se diferenciaban de lo antiguos paramilitares porque su discurso y su pr?ctica no era antisubversiva ni se dedicaban a matar activistas de derechos humanos o sindicalistas. No. Se dedicaron a retomar las rutas de tr?fico y distribuci?n de droga. El acomodo de estos grupos llev? a retaliaciones y ajustes de cuentas y eso es lo que est? generando muchos muertos.

Usted lo mencionaba anteriormente, hay aspectos nacionales y ?ste es uno de ellos. ?Cu?les son las particularidades en Bucaramanga y su ?rea de influencia?

Hace 10 a?os en esta regi?n no se produc?a droga, pero desde la segunda mitad de los 90 narcotraficantes de la costa y del viejo Caldas empezaron a comprar tierras en el sur del Cesar, en el bajo R?o Negro, C?chira, la Esperanza y zona alta del Play?n, y al cabo del tiempo se conform? all? lo que hemos llamado un complejo de narcotr?fico que va al Norte de Santander, abarca el Catatumbo y la zona de Venezuela. Ese bloque de narcotr?fico que lo tenemos a 40 minutos est? produciendo la mayor?a de droga que est? saliendo por Venezuela a los pa?ses de ?frica que est?n frente a Brasil como Costa de Marfil, Togo ?

Estamos a 40 minutos de un escenario donde se produce mucha coca. En los ?ltimos dos a?os la fuerza p?blica ha desmantelado cerca de 50 laboratorios. Ese fen?meno no lo ten?amos antes, ese fen?meno de droga tiene varias implicaciones: para producir droga hay que tener seguridad porque son econom?as il?citas. A nivel nacional todo ese problema de venganzas, de grupos que quedaron se recompusieron en dos grandes bandos: los Rastrojos y los Paisas. Esa dos bandas tuvieron un escenario de confrontaci?n en el sur del Cesar y el Magdalena medio.

Un informe de la Comisi?n de Reparaci?n hace dos a?os se?alaba que en Santander hab?a incidencia de 12 bandas emergentes, pero digamos que hoy hay dos reconocidas y todo ese complejo cocalero tiene que ver con esas dos bandas.

??Y eso c?mo se relaciona directamente con lo que est? pasando en Bucaramanga?

Tenemos droga que produce activos y esos activos en el narcotr?fico hay que lavarlos. En la regi?n la ciudad m?s emblem?tica, de m?s expansi?n urbana, el centro econ?mico por excelencia es Bucaramanga. Entonces tendencias disparadas de construcci?n en estratos altos, nuevos negocios como Spa, casinos, comercios nuevos, concesionarios de carros lujosos. Ese fen?meno de lavado de activos afecto fuertemente la ciudad y est? generando una configuraci?n econ?mica y urban?stica impresionante. Aqu? hay zonas que han venido multiplicando la poblaci?n por 10. El boom de la construcci?n de los ?ltimos a?os en Bucaramanga, en C?cuta, en Oca?a, en Aguachica est? relacionada con los activos que produce ese enclave cocalero.

??Hablamos entonces de cultura ?traqueta?, como lo que ocurri? en Medell?n y Cali en otra ?poca?

Estamos ante din?micas de ostentaci?n y mucha delincuencia est? asociada con esto. La delincuencia que se produce por la cultura de las tentaciones. Se ha comprobado sociol?gicamente que hay sociedades que elevan los niveles de delincuencia cuando muchos ciudadanos excluidos que no participan de esos circuitos econ?micos de mucho dinero (Bucaramanga es una ciudad en la que se ve circular mucho dinero) asumen una l?gica de distribuir esa riqueza por v?as violentas. Bucaramanga es una ciudad con muy malos salarios, es una ciudad que tiene el m?s bajo desempleo, pero tiene los empleos m?s precarios del pa?s, sin seguridad social, la ciudad con mayor subempleo.

A eso adici?nele que en los ?ltimos 10 a?os la llegada de desplazados ha pauperizado y marginalizado zonas de la ciudad en condiciones de exclusi?n muy alta y esto ha estimulado la informalidad en la econom?a, pero tambi?n ha disparado la violencia intrafamiliar, la vinculaci?n de j?venes al delito a muy temprana edad, de ni?as a la prostituci?n y a lo que la Polic?a llama el microtr?fico de droga. Ante la falta de una pol?tica integral que le provea a esas poblaciones condiciones m?nimas de vida, pues la gente tiene que rebusc?rsela y una manera de hacerlo es por la v?a de la violencia.

?Qu? tan involucrada est? la poblaci?n juvenil en esta problem?tica?

En Bucaramanga el delito y la criminalidad es eminentemente joven. Bucaramanga es una ciudad con una de las m?s altas tasas de poblaci?n joven en el pa?s: cerca del 25%. Uno va? las barriadas y encuentra a miles de j?venes sin futuro. No hay empleo. Bucaramanga no genera empleo. Una de las cusas para que Bucaramanga aparezca con bajo desempleo es que la gente aqu? no sale a buscar empleo, porque no hay d?nde ir a buscarlo. Por la mentalidad cultural la gente decide montar un tenderete, la venta de minutos, las empanadas y eso les provee algunos ingresos. Entonces j?venes sin futuro que no tienen ninguna ilusi?n frente a su familia.

El muchacho debe abandonar los estudios para ir a buscar su sustento. Entonces usted encuentra que el nivel de vinculaci?n de los j?venes al delito es alt?simo. De cien homicidios en el ?rea metropolitana 75 son menores de 30 a?os. Nosotros hemos logrado construir un perfil del muerto t?pico en Bucaramanga, del asesinado: j?venes entre 14 y 29 a?os, habitantes de los sectores populares (comunas 1 y 2) vinculados o que estuvieron vinculados a los oficios tradicionales de la ciudad, calzado, confecciones, construcci?n, muchos de ellos vinculados al tr?fico de drogas como distribuidores o consumidores y muchos otros lo que en la jerga de la calle se llaman vagos.

Eso se agrava cuando va? a las alcald?as del ?rea metropolitana o a la gobernaci?n, que son las encargadas de generar inclusi?n y ciudadan?a, ve que no hay una pol?tica de atenci?n integral seria a mediano y a largo plazo para los j?venes. Y s?mele a eso que las cifras de consumo de todas las drogas del 2008 al 2009 no s?lo se duplicaron, en algunas se ha triplicado. Nunca antes hab?amos tenido un problema de drogas, no solo de tr?fico, sino de consumo tan impresionante en la ciudad.

??Para d?nde vamos entonces con este panorama tan sombr?o?

Yo creo que hay que cambiar el enfoque. Tenemos un alcalde que nos ha vinculado a un discurso de competitividad valios?sima, pero se le olvida que no solo debemos tener indicadores ?ptimos de bienestar social, sino que debemos garantizar unos m?nimos de seguridad. No es l?gico pensar que aqu? vamos a tener una ciudad moderna con esos problemas. Bucaramanga necesita que le gobierno cambie el enfoque, que se salga del cemento, lo cual es important?simo, las transversales, los puentes, los telef?ricos, eso est? muy bien, pero que se piense tambi?n en el desarrollo humano de la gente.

Esos temas de inclusi?n social causados por la llegadaza de la poblaci?n marginada. En Bucaramanga tenemos cerca de 40 mil desplazados. Si no hay una pol?tica social ser?a que la debe practicar la alcald?a vamos a estar condenados a unos levantamientos en unos niveles como los tuvo Medell?n en los a?os 90.

La pol?tica social de la alcald?a qued? reducida a la entrega de sillas de ruedas, de cajas de dientes, de mercados, de regalos. Eso hay que hacerlo y eso est? muy, pero eso no es suficiente, porque eso a mediano plazo se revierte y es peligros?simo. Bucaramanga no tiene una pol?tica clara de convivencia, por ejemplo. Hay recursos, pero la alcald?a ha sido muy lenta en una pol?tica de convivencia, a pesar que el Plan de desarrollo lo tiene contemplado. Aqu? en todos los sectores se plantean perspectivas como la nuestra.

Los empresarios, los concejales, los presidentes e las juntas comunales reconocen que hay un problema de seguridad, pero la administraci?n le desplaz? el tema a la Polic?a, que hace lo que puede y lo hace muy bien, pero la funci?n constitucional de preservar la seguridad y la convivencia de la gente, del ciudadano a partir de medidas no solo de control, sino de prevenci?n es el alcalde.


?As? como han diagnosticado el problema, han planteado las posibles soluciones?

Las experiencias exitosas para combatir la inseguridad y la delincuencia en el mundo parten de tres cosas. Uno: lo que se ha dado en llamar asociaciones efectivas. Por contundentes que sean las acciones de la Polic?a, si no hay asociaciones efectivas entre la administraci?n municipal la Polic?a y la comunidad, entre los medios de comunicaci?n y la empresa privada, cualquier cosa que se haga no tiene el impacto requerido.

El tema no es s?lo de la Polic?a, la seguridad es de todos y hay que vincular a todos. Dos: hay que tener informaciones veraces rigurosas y t?cnicamente construidas que permitan identificar donde est?n los problemas, y generar din?micas de convivencia. Tres: no hay ninguna estrategia de prevenci?n que funcione en los centros urbanos si no se toca profundamente el tema de los j?venes excluidos, porque los j?venes son el grupo social que m?s presiona las cifras en cuanto a v?ctimas como a victimarios. De cien capturados por la Polic?a, cerca del 70% son menores de 30 a?os.
?

Otras ciudades del mundo han comprobado que si se la juegan a estas tres intervenciones, lo logran. Pero para eso se requiere que el tema lo lidere la alcald?a, incluya a todo el mundo y haya voluntad pol?tica.

?Y los problemas del entorno que usted mencion? antes?, ?si ?stos prevalecen no se pierde igualmente el efecto de las medidas?

En seguridad hay din?micas estructurales que un alcalde no las puede afectar, pero hay din?micas locales que pueden minimizar el impacto. En el tema de las drogas se ha comprobado que con pol?ticas incluyentes, con metodolog?as rigurosas, se puede lograr minimizar el impacto. Bogot?, Medell?n, han comprobado que el tema de inseguridad es prioritario y cualquier caso prende las alarmas y el alcalde tiene que salir a explicar y moviliza un consejo de seguridad. En Bucaramanga no hemos logrado eso. La inseguridad en la medida que sea el tema de movilidad y debate p?blico m?s importante liderado por quienes deben liderarlo, cambiar? la percepci?n.

Una cosa es la percepci?n y otra las tasas. A veces la percepci?n de inseguridad es baja pero las tasas altas y viceversa. La gente tiene una percepci?n negativa cuando tiene noticia que un vecino, un amigo, un familiar sali? la esquina y lo robaron. Ha habido experiencias que, por ejemplo, mejorar la percepci?n de seguridad ciudadana se logra con alumbrado p?blico.?
Hay zonas donde no existe y esos lugares entonces se convierten en lugares propicios para la delincuencia o la drogadicci?n. Si se lleva alumbrado p?blico a esas zonas, se recupera espacio p?blico para la gente, la percepci?n cambia.

Otro factor que construye percepci?n positiva es la presencia de la Polic?a.?No me atrever?a a asegurarlo, pero parece que aqu? la Polic?a est? mal distribuida.?

Hay que aumentar el pie de fuerza, de acuerdo, pero nada sacamos haci?ndolo, si la distribuimos mal. Hay m?s polic?as en aquellas ?reas donde hay grupos sociales con m?s poder pol?tico y mayor capacidad de presi?n. La alcald?a de Bucaramanga lleva a?os invirtiendo en frentes de seguridad y dota de parlantes comunitarios y de centrales de radio para advertir a la gente de la presencia de ladrones.

La mayor?a de frentes de seguridad en Bucaramanga, los cables y parlantes se los han robado. El otro es el tema tecnol?gico. Bucaramanga tiene 102 c?maras de las cuales la mitad no funcionan hace varios a?os. Las c?maras son importantes para la flagrancia y por lo general le pegan al peque?o delincuente al que hay que capturar, pero el problema no se resuelve con esto.

En general el tema es de enfoque. La soluci?n no es solamente con represi?n: m?s polic?as, m?s armas, m?s c?maras. El tema debe estar orientado a la prevenci?n y a la inclusi?n.

?

Ir al contenido