La mediación se abre paso en la pedagogía

Sep 3, 2007 | Institucional

Por Ricardo Jaramillo P.

¿Es usted profesor? ¿Dialoga con sus estudiantes? ¿Los asesora, motiva y presiona para que aumenten su rendimiento?

Si contestó afirmativamente a cualquiera de estos interrogantes usted tiene el perfil para ser un docente mediador, pues según afirmó el educador español especialista en el tema, Lorenzo Tébar Belmonte, el aprendizaje mediado ¿es un estilo de relación que guarda el profesor con la persona que educa para adaptar todos los procesos que le ayuden a la persona a entender mejor lo que es enseñar y aprender. Se trata de regular, actualizar, controlar, repetir, seleccionar y de alguna manera se trata de dosificar aquello que el educando puede controlar y eso quien mejor lo debe saber es el profesional de la educación. Le estamos diciendo al educador que sea mediador, en el sentido que se interpone entre el mensaje, el contenido, el estímulo que tiene que llegar al alumno para traducirlo, adaptarlo, potenciarlo, regularlo y hacer que realmente sea más provechoso para el alumno¿.

Tébar Belmonte, es licenciado en Filosofía y Letras de la Universidad de Barcelona; doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación por la Universidad Nacional a Distancia de Madrid y docente del Centro Universitario La Salle, adscrito a la Universidad Autónoma de Madrid. Dirige la revista Educadores y ha publicado los libros ¿El perfil del docente mediador¿, ¿Aprendizaje mediado y construcción de la mente¿ y prepara el lanzamiento de ¿Pedagogía de la mediación¿.

Luego de compartir su experiencia ante un grupo de 22 educadores reunidos en la Sala de Venezuela del Hostal Casa UNAB, el martes 21 de agosto, Tébar Belmonte dialogó con Vivir la UNAB.

¿A dónde debe apuntar el aprendizaje mediado?
Hacia una calidad mayor de la educación, a un desarrollo potencial de la persona, a un descubrimiento de las potencialidades que el alumno tiene y que no ha descubierto. El profesor tiene que ser el profesional que sepa guiar al alumno por aquellos caminos que le permitan desarrollarse mejor integralmente, de modo que la mediación no excluye ningún aspecto, ni los afectivos, porque el profesor ha de hablarle tanto a la mente como al corazón del alumno, ha de hablar para el aula y para la vida, ha de hablar para sí y para los compañeros.

¿El aprendizaje mediado varía de acuerdo con la edad o el nivel académico del alumno? ¿Cómo debe funcionar en el ámbito universitario?
Esto es un bagaje que le permite al educador, no importa el nivel en el que esté desarrollando su tarea pedagógica, saber adaptarse mejor al educando. Todo profesor universitario sabe que los alumnos de este nivel también tienen dificultades de aprendizaje; el arte de descubrir esas dificultades, de implicar al alumno, de motivarlo, todo eso es un proceso de mediación. Eso conlleva a la profesionalidad y le hace entender mejor al docente su propia tarea y le crea un camino de autoestima.
 

¿En el mundo qué tan avanzada está la mediación docente?

Generalmente donde mejor y más se aplica es en el ámbito terapéutico, en el trabajo de un psicólogo, un psicopedagogo o un pedagogo. Más difícil resulta transplantar este planteamiento al aula, al nivel de la actividad docente porque esto choca mucho con el paradigma que cada profesor ha vivido, normalmente la educación la hemos entendido como una acumulación de conocimientos, ¿llenar la cabeza¿ y no construir la mente; ahora, lo realmente importante no son los contenidos porque pueden variar o presentarse de mil maneras y los nuevos conocimientos que tengamos que aprender son nuestro desafío, luego lo que estamos haciendo es construir la mente del alumno y para hacerlo no solamente hay que trabajarlo en clase, sino saber los principios que regulan eso, qué pedagogía, qué psicología subyace a los estilos cognitivos de la persona, a los temperamentos y a su personalidad, para saberse adaptar a ellos.
 

¿Afirma que la mediación es ¿enseñar a aprender¿, cómo es eso?

La mediación es crear personas autónomas. Lo que el profesor en el fondo está proyectando en el alumno es un modelo de aprender que tiene método, didáctica, estrategias, técnicas. Es igual que un entrenador deportivo que enseña técnicas, porque ellas agilizan, crean automatismos, algo que no necesita esfuerzo y que prepara a una persona para ser más autónoma. Todo este planteamiento tiene su teoría, revisión de conceptos básicos en educación como puede ser la inteligencia, motivación, aprendizaje, estrategias, etc. que exigen del profesor un dominio, él debe ser un experto en saber preguntar, en provocar al alumno, desafiarlo permanentemente, crear novedad, decir las cosas de distinta manera pero científicamente. Todo eso exige una flexibilidad mental y una lucidez en el profesor que se consiguen con la práctica pero también con el estudio. Si nosotros sabemos pensar, debemos ver cómo enseñaremos a pensar a nuestros alumnos y saber pensar es saber vivir, autorregulándose, sabiendo lo que realmente nos conviene, nos hace felices y hace felices a los demás.

Ir al contenido