La UNAB se vincula al Observatorio de la Violencia

Ago 16, 2005 | Institucional

Por Mary Correa Jaramillo
Mediante un convenio que firmarán en próximos días la UNAB
y el Sistema Epidemiológico de la Violencia en Santander, la Universidad
se vinculará al programa del Observatorio de Salud Pública, que
trabaja en desarrollar acciones para el control y reducción de los índices
de violencia intrafamiliar y abuso sexual que se están presentando en
el Departamento.

De acuerdo con las cifras entregadas por el director del Observatorio, Juan
José Rey, durante el año 2004 el 84% de los casos de violencia
sexual reportados en Santander fue en menores de 14 años y el 27% de
las situaciones de maltrato se presentaron en bebés menores de un año.

Para apoyar el trabajo en el Observatorio que se creó hace un año,
con el respaldo del Ministerio de la Protección Social, la UNAB se vinculará
con acciones emprendidas por las Facultades de Derecho, Psicología, Comunicación
Social, Educación e Ingeniería de Sistemas. La decisión
se tomó en una reunión que se realizó el lunes 8 de agosto
en la Sala de Juntas de la Facultad de Derecho, entre los funcionarios del Gobierno
departamental que trabajan en el Observatorio y el vicepresidente de la Junta
Directiva de la UNAB, Alfonso Gómez Gómez; la vicerrectora académica,
Graciela Moreno Uribe; algunos decanos y docentes.

Yolanda Tarazona, una de las coordinadoras del Observatorio, dijo que se requiere
apoyo de varias instituciones y comunidades educativas en temas como la atención
y prevención de violencia familiar, al igual que en la conformación
de equipos interdisciplinarios que trabajen en campañas de información,
capacitación de funcionarios e investigación sobre las distintas
problemáticas que afectan a las familias santandereanas.

Una de las preocupaciones de quienes están trabajando en el Observatorio
es la falta de denuncias de situaciones en las que los niños o las mujeres
y hombres se ven afectados por la violencia intrafamiliar, por eso se está
consolidando una red de apoyo a las comisarías de Familia y de Menores
y además se ha adelantado un diagnóstico en los municipios del
área metropolitana de Bucaramanga y otras poblaciones para evitar que
el silencio continúe siendo un factor agravante de la situación
de violencia, indicó Rafael Ortiz, otro de los funcionarios del Observatorio.

Ir al contenido