Las políticas de salud en el tintero

Feb 27, 2013 | Institucional

Por Ricardo Jaramillo P.
Opiniones y propuestas encontradas se escucharon en el Auditorio del Campus El Bosque el martes 19 de febrero durante el foro “Reforma estructural al sistema de salud y ley estatutaria”, convocado por el representante a la Cámara por Santander, Holger Horacio Díaz Hernández y que contó con la participación del ministro de Salud y Protección Social, Alejandro Gaviria Uribe, los senadores Jorge Enrique Robledo Castillo y Luis Carlos Avellaneda Tarazona, y el representante a la Cámara por Boyacá, Rafael Romero Piñeros, entre otros.

El representante Díaz Hernández (Partido de Integración Nacional, anteriormente llamado Convergencia Ciudadana) afirmó que el debate tenía como finalidad conocer la propuesta de reforma del Gobierno Nacional al sistema de salud que será radicada en el Congreso de la República el próximo 16 de marzo.

Los senadores Robledo Castillo (Polo Democrático Alternativo) y Avellaneda Tarazona (Unidad Democrática) cuestionaron al ministro Gaviria Uribe, al afirmar que el Gobierno no ha dado a conocer el texto completo de la propuesta.

Para los senadores, la nueva política de salud del país debe eliminar las Empresas Promotoras de Salud (EPS), de las que dijeron se quedan anualmente con cerca de $25 billones por intermediar en el sistema.

“Este no es un sistema para darles salud a las personas sino para que las EPS hagan negocios con la salud de los colombianos; mientras eso sea así las EPS harán excelentes negocios y ganarán mucha plata, pero los colombianos se seguirán enfermando y muriendo por males que la medicina sabe curar; lamentablemente vemos que el ministro se mantiene en la idea que aquí deben existir las EPS y este negocio financiero que es por completo inaceptable”, afirmó Robledo Castillo.

Al respecto, Minsalud sostuvo: “El debate tiene que ir más allá de si se deben acabar o no las EPS, debemos ver qué vamos a hacer con ellas, cómo deben transformarse, cómo deben tener mejores incentivos, cómo esas entidades transformadas tienen que hacer lo que muchas no han hecho, pero la reforma a la salud tiene que trascender ese debate y abrir otro sobre los recursos, financiamiento, modelo de atención, redes de prestadores, seguros voluntarios e inspección, vigilancia y control. Hay una especie de obsesión pública con esas entidades como si bastara con un simple artículo: ‘elimínense las EPS’ y ya tuviéramos una reforma estructural”.

Gaviria Uribe explicó que la reforma propuesta por el Gobierno gira en torno a cinco puntos básicos: “Primero, un cambio fundamental en la forma como ha venido operando el sistema y es la eliminación del Fondo de Solidaridad y Garantías (Fosyga) con la creación de un fondo único recaudador; segundo, redefinición sustancial del plan de beneficios para acercarlos a planes más integrales como el que hoy día tiene el Magisterio; en tercer lugar, la transformación de las Entidades Promotoras de Salud (EPS) a entidades con arraigo territorial con redes de atención completas; también proponemos una transformación de la forma como han venido operando los seguros voluntarios con el plan de beneficios, y el quinto punto tiene que ver con el capítulo sobre inspección, vigilancia y control”.

Respecto a los señalamientos de los senadores, Gaviria Uribe manifestó que la opinión “no debe caer en debates completamente polarizados, porque si nos quedamos en los epítetos, en esos adjetivos fuertes de si esto es un ‘cartel de las EPS’ o no, pues no vamos a buscar salidas. Lo que estoy planteando es la complejidad del problema, las coincidencias que existen incluso con algunas de las propuestas del senador Robledo y de la oposición al Gobierno, pero también la necesidad de buscar cómo estas salidas nos tienen que garantizar una transición adecuada, porque lo que no podemos hacer en ninguna reforma es dar un salto al vacío y tratar de decir: ‘deróguese la Ley 100’ pero ¿qué van a hacer de ese vacío? Entonces la invitación es a no caer en un debate de adjetivos que no es constructivo”.

Los senadores aseguraron que a menos de un mes para radicarse la reforma el Gobierno aún no ha dado a conocer el texto completo, y que están convencidos de que los cambios serán “pañitos de agua tibia” que no mejorarán la situación. “Lo que conocemos es de ‘oídas’, como por ejemplo el filo que tiene contra la tutela, eso sería de una gravedad inaudita porque va a mantener un Plan Obligatorio de Salud (POS) restringido o sea que no cubre todas las enfermedades que es lo que nosotros proponemos y por eso necesitamos tutelas para defendernos de las EPS porque o si no ellas seguirán negándoles a los colombianos los medicamentos y procedimientos que necesitan para curarse”, sostuvo Robledo.

El ministro de Salud y Protección Social dijo que la propuesta será radicada en el Congreso con mensaje de urgencia para que sea estudiada y debatida por las comisiones séptimas de Senado y Cámara de manera conjunta y pueda aprobarse en tres meses.

 

 

 

Ir al contenido