Las universidades deben hacer programas flexibles

Jun 20, 2012 | Institucional

Por Ricardo Jaramillo P.
La Oficina de Graduados y Emprendimiento de la Universidad, representada por su director, Carlos Augusto Quintero Duque, participó en el taller Fortalecimiento del Observatorio Laboral para la Educación creado por el Ministerio de Educación Nacional (MEN) como un sistema tecnológico para soportar las estrategias de seguimiento a graduados en la educación superior de Colombia.

El evento, efectuado el 24 de mayo en el Hotel Lancaster de Bogotá, contó con la participación de expertos nacionales e internacionales, quienes compartieron experiencias exitosas frente a cuatro ejes temáticos: relación entre la educación y el sector productivo, seguimiento a graduados como instrumento para el mejoramiento de la calidad de la educación, trabajo en red y regionalización de los instrumentos de seguimiento a graduados, e institucionalidad para el seguimiento a graduados.

La UNAB fue una de las cuatro universidades que participaron por Colombia con la presentación del programa “Metodología de control y seguimiento a graduados”, reconocida en tres oportunidades como experiencia exitosa según el MEN. “Es importante para la Universidad abanderar el seguimiento a graduados en estos últimos cuatro años, no solo porque nos ha permitido analizar el impacto de este público, que es un verdadero indicador de calidad, sino porque hemos impactado en otras instituciones del país que nos han tomado como línea base para sus propias experiencias”, afirmó Quintero Duque.

 

Lo que quedó

Una de las conclusiones destacadas en el taller, según Quintero Duque, es la flexibilidad curricular y su relación con el mercado del trabajo. “Las experiencias exitosas en Europa y algunos países de Latinoamérica demuestran que la flexibilidad en los contenidos curriculares es clave para dar respuestas efectivas a las necesidades del mercado laboral”.

Explicó que “flexibilizar es comprender que existen competencias genéricas, transversales y por áreas de conocimiento que tienen que estar ajustables a las necesidades del mercado laboral; otro aspecto es que la dinámica en muchos países de Europa es que hoy en día es mejor tener un empleo que seguir estudiando y esa tendencia puede llegar tarde o temprano a América Latina con lo cual deben ajustarse mucho más los contenidos y las carreras para dar respuestas a esas demandas de los mercados”.

Manifestó que otro aspecto destacado del evento fue coincidir en la necesidad de la docencia calificada para la formación de profesionales calificados.

Los expertos coincidieron en destacar el Observatorio Laboral para la Educación como una experiencia única en Latinoamérica a la vez que concluyeron con la necesidad de fortalecer su institucionalidad, tanto en el seguimiento a graduados por parte de las instituciones de educación superior, como en la determinación políticas públicas en las distintas regiones del país.

“Otra conclusión es que los sistemas de control y seguimiento a graduados deben responder a una estrategia de región; ya no pueden pertenecer a una institución en particular, sino que tienen que estar atados a una dinámica regional, porque de nada sirve que la universidad ‘x’ lo tenga pero no lo comparta con otras instituciones para tomar decisiones de carácter regional como qué hacer, en dónde contratar, a cuáles sectores apostarles, cuáles programas cambiar y cuáles no ofrecer”, puntualizó el director de Graduados y Emprendimiento.

 

Ir al contenido