Los caminos, huellas de Santander en la historia

Abr 28, 2007 | Institucional

Por Ricardo Jaramillo P.

Siempre se ha dicho que los caminos no existen, sino que los hacen los caminantes con su andar. Pero para Gilberto Camargo Amorocho, de profesión arquitecto y cuya pasión es caminar, ¿los caminos siempre han existido, pero cuando una persona recorre las vías hechas por sus antepasados está reviviendo los capítulos de la historia que muchas veces hoy, se olvidan¿.

Camargo es el fundador de la Corporación Rastros de Santander. Una organización que reúne a ¿gomosos¿ por las caminatas. Ellos van de pueblo en pueblo, de caserío en caserío, ¿repisando las huellas de nuestra historia¿.

Él fue el invitado el martes 24 de abril a la ¿Tertulia Histórica¿, actividad que promueven la Asociación de Egresados de la Universidad (Aseunab) y el vicepresidente de la Junta Directiva, Alfonso Gómez Gómez, para que hablara sobre los Caminos de Herradura.

Durante algo más de una hora, Camargo les hizo a los cerca de 50 asistentes al Auditorio del Hostal UNAB, un recorrido cronológico por estas vías de comunicación en el mundo, en Colombia y lógicamente, en Santander. Él habló de calzadas romanas, caminos reales, trillados, de sirga y de herradura. También dialogó con Vivir la UNAB.

 ¿Qué es un camino?

Es un medio para poder penetrar en nuestra propia vida y en la del territorio que nos rodea. Es una manera de forjar expectativas y entender que para caminar no se necesita tener estado físico, sino voluntad, deseos de saber y sobre todo intriga por conocer qué es lo que realmente pasó allí.

 

Según los archivos históricos, el Imperio Romano llegó a tener más de 19.000 kilómetros de vías; el Inca cerca de 40.000 kilómetros. ¿Hay datos de cuál fue la extensión de los caminos colombianos?

En Santander hemos alcanzado a contabilizar, sumando los caminos antiguos formados desde la colonización hasta lo de ahora, cerca de 6.000 kilómetros de caminos. Colombia tiene aproximadamente 20 departamentos con caminos ¿sin contar el Amazonas, Chocó y el golfo de Urabá¿ que suman casi 90.000 kilómetros, contando las Colombias prehispánica, colonial y republicana.

 

¿Y cuál es el estado de esos caminos?

Nosotros los caminantes estamos en una lucha permanente por defenderlos, debemos hacer lobby a nivel del triángulo del equilibrio: los de la plata, los amantes del patrimonio y los del poder. En este momento los del poder nos ¿alcahuetean¿ una serie de cosas porque el momento histórico ayuda, ya que algunos dirigentes políticos hablan de defender el patrimonio. Pero necesitamos que todos los actores que tienen que ver con el departamento se vinculen a esta causa y sepan que tenemos una malla vial para rescatar, no sólo como medio de comunicación, sino para investigar el Santander que está muerto desde sus raíces.

 

¿Hay alguna protección legal a los caminos?

Hay una ordenanza de la Asamblea de Santander (021 del 7 de septiembre de 2006), que fue estructurada por nosotros (los caminantes), aprobada por los diputados y sancionada por el Gobernador, que recopila el inventario de las rutas de caminos del departamento, las protege y establece las acciones de recuperación y conservación de las mismas. En este momento nuestro trabajo es socializar esa ordenanza no sólo entre la comunidad, sino entre las autoridades de todos los municipios para que tengan la sensibilidad por defender sus caminos.

 

¿Qué significa Geo Von Lengerke para los caminantes?

Es como un ídolo, tiene mucha importancia porque con sus obras de arquitectura e ingeniería plasmadas en los caminos del departamento, nos rescata ese Santander que hoy en el presente se trata de olvidar. Es un gran estímulo, porque a mediados del siglo XIX tuvo la visión de rescatar nuestro patrimonio histórico y cultural y hoy, más de 150 años después, lo seguimos disfrutando. Esas huellas que dejó pueden servir para que llenemos los grandes vacíos que tenemos en el conocimiento de nuestro territorio.

Ir al contenido