Los conservadores, muy conservadores

Feb 15, 2006 | Facultad de Ciencias Sociales, Humanidades y Artes

Por Diana Ximena García
dgarcia5@unab.edu.co

El 11 de febrero fue para el Partido Conservador lo tradicional que la gente conoce de una campaña. Comenzó con un almuerzo privado en el Hotel Chicamocha en el que diputados, concejales y dirigentes del Área Metropolitana se unieron a los jefes del Directorio para apoyar a sus candidatos.

El plato fuerte fue la presencia del senador Carlos Holguín Sardi, director nacional de la colectividad, a quien muchos brindaron un apretón de manos y una sonrisa evidenciando respeto y admiración.

Los meseros -pantalón negro, camisa blanca y corbatín negro- sirvieron en perfecto orden la comida. El salón no se llenó y al llegar al atril todos repitieron el mismo estribillo, que sonó así con pequeñas variaciones: “Doctor Carlos Holguín Sardi, director del Partido Conservador. Doctor Iván Díaz Mateus, candidato al Senado de la República. Doctor Jorge Humberto Mantilla, candidato a la Cámara de Representantes. Doctor… Doctor… Doctor… Doctor…”

Tras el protocolo expresaron su apoyo y expusieron de manera general las necesidades de sus comunidades. Tras dos horas y media de discursos, otro salón del Hotel empezó a ser invadido por muchachos más animados al mando del coordinador nacional de Juventudes y de José Alejandro Rodríguez, presidente de la Liga de Jóvenes con Iván Díaz.

Al hablar, este último reclamó defender las banderas azules invocando las épocas gloriosas del conservatismo: “Somos conservadores y debemos estar orgullosos de ello. Debemos apoyar en partido porque es un partido con trayectoria…”

Muchos hicieron propuestas para fortalecer la Liga en Santander. En medio de la tertulia, Carlos Holguín y los candidatos entraron: todos vibraron en aplausos.

El tiempo les jugó una mala pasada. Para las 5 p.m. estaba programada otra reunión con la Red de Mujeres pero aún no acababa la cita con los muchachos. Por eso optaron por unir las dos actividades.

En el salón no sólo quedaron jóvenes sino también mujeres, hombres y niños que agitaron con disciplina sus banderas azules y aplaudieron con fuerza. Las sillas no alcanzaron. “Acuérdense… Este triunfo es de nosotros, de ustedes y del país”, recalcó uno de los candidatos.

En la noche se fueron para Piedecuesta a inaugurar el Directorio Municipal. La tarima en medio de la calle y la orquesta llamaron a mucha gente, desde el que gritó sin cesar ¡Viva el Partido Conservador! hasta el que sólo fue a ‘gorriar’ diversión. Se proclamaron las listas a Senado y Cámara, los candidatos se comprometieron a trabajar por el pueblo y el comediante Peter Alberiro lanzó luego su repertorio de chistes. La reunión terminó en medio de la rumba y el humor.

Ir al contenido