Los problemas detrás de las cifras

Sep 29, 2008 | Facultad de Ciencias Sociales, Humanidades y Artes

Por Tatiana Ariza Hern?ndez
eariza2@unab.edu.co

Las grandes casas de patios amplios en los que se criaban animales, se hac?an bailes y hasta ?crec?an ?rboles, est?n pasando a la historia. De ?stas s?lo quedan los escombros y en su lugar se? construyen edificios de hasta 60 apartamentos que no superan los 200 metros cuadrados. Desde el punto de vista habitacional este cambio es favorable, asegura el arquitecto Cristian Garz?n Silva pues, ?donde antes viv?a una familia de m?ximo cinco personas, ahora viven hasta? 50 o m?s, claro est?, en un espacio muy reducido?. El problema radica en que a medida que aumentan las construcciones, es proporcional el n?mero de estructuras antiguas destruidas y espacios de la ciudad ocupados.Contin?a el augeSeg?n el Departamento Administrativo Nacional de Estad?sticas (Dane), en Bucaramanga durante el a?o anterior la construcci?n aument? en un 55% en relaci?n con? 2006, y? a junio de este a?o? se han licenciado 462.502 metros cuadrados, para un alza del 28% frente a 2007, especialmente en obras civiles y edificaciones.Seg?n Sergio Luna Navas, gerente de? la C?mara Colombiana de la Construcci?n en Santander (Camacol),? ?la construcci?n en Bucaramanga y su ?rea metropolitana ha tenido un buen repunte. El a?o pasado se ofertaron 6.317 unidades habitacionales, de las cuales el 69%, es decir, 4.358 fueron vendidas, 1.088 de ellas correspondientes al estrato 4. Durante los primeros seis meses de 2008,? se present? un incremento del 20% en licencias para la construcci?n de vivienda?.Por su parte, la investigaci?n ?Contexto sectorial de la construcci?n? realizada por el Centro de Estudios de la Construcci?n y el Desarrollo Urbano y Regional (Cenac), asegura que con relaci?n a las grandes? ciudades del pa?s, especialmente Bogot?, Medell?n, Cali, Barranquilla, Pereira y? Cartagena, y ?considerando la producci?n anual de vivienda por cada mil habitantes, Bucaramanga presenta el mayor avance entre las seis ciudades que cuentan con informaci?n para construir este indicador. Su nivel anual de producci?n resulta ser el m?s cercano a la media internacional?.?

Construcci?n versus calidad de vida
La? Federaci?n Nacional de Lonjas (Fedelonjas), registr? que en la ciudad los nuevos desarrollos urban?sticos est?n ligados a la renovaci?n o aparici?n de centros comerciales, ya que la tendencia es vivir cerca de un lugar que ofrezca comodidad para salir a pasear y entretenerse, pero no todos tienen recursos para vivir en estos sitios. ?Que se construyan m?s y mejores opciones de vivienda no significa que haya mejor calidad de vida. La mayor?a de edificios est?n? en zonas como Cabecera de Llano a costos elevados que no son de f?cil acceso para todos, mientras que la vivienda de inter?s social reporta un crecimiento m?nimo?, comenta Franz Mutis Caballero, presidente de la Sociedad Santandereana de Ingenieros. Adicionalmente est? la construcci?n de centros comerciales, que aunque permiten dinamizar la econom?a y valorizar algunos sectores de la ciudad, tambi?n ocupan grandes espacios sin que se tenga en cuenta el n?mero de familias sin un techo digno donde vivir. Los precios son otro punto a evaluar. Seg?n el gerente de Camacol Santander ?en la capital santandereana el valor promedio del metro cuadrado para estrato tres alcanza el mill?n y medio de pesos, en estrato cuatro el precio? sobrepasa los dos millones de pesos, y ?en estrato cinco supera los dos millones y medio de pesos?.Estas cifras demuestran que a pesar de que son m?s las opciones de vivienda, parecen ser menores las oportunidades de acceso a ?stas, dado que la ubicaci?n, el pago de servicios p?blicos y ?administraci?n, son costos que no todos pueden asumir. ?Por eso es importante que tanto el gobierno como las entidades financieras se preocupen por facilitar cr?ditos a sectores menos favorecidos?, puntualiza Mutis Caballero.

S? hay espacio, pero mal distribuido
Pensar que alg?n d?a la ciudad se quedar? sin m?s espacio para la construcci?n no es irrealista, ?si hablamos de Santander dir?amos que a?n queda mucho espacio para construir, pero en Bucaramanga la situaci?n es diferente. El espacio aqu? adem?s de ser reducido est? mal distribuido, por eso es necesario un Plan de Ordenamiento Territorial que eval?e la situaci?n?, asegura el presidente de la Sociedad Santandereana de Ingenieros. A pesar de que la construcci?n abre caminos a la inversi?n y generaci?n de empleo, la preocupaci?n es c?mo y d?nde se est? construyendo. Para Luna Navas, Bucaramanga es una ciudad que no tiene hacia donde expandirse, por eso su crecimiento debe ser hacia arriba, lo cual es evidente con los altos edificios que se construyen ahora. ?Se est? trabajando en proyectos de renovaci?n urbana, aunque el espacio p?blico empieza a preocupar cuando no son un par de casas las que se compran sino decenas de ellas. Sin embargo, estos proyectos siguen la nueva filosof?a del gremio constructor, seg?n la cual se debe vender para construir?, asegura el gerente regional de Camacol. El orden territorial estuvo manejado en principio por el c?digo de urbanismo de 1982, vigente hasta el a?o 2000, y despu?s de esta fecha se estableci? bajo la Ley 388 el Plan de Ordenamiento Territorial (POT), a partir del cual los municipios y distritos a trav?s de las entidades territoriales definen planes o esquemas de organizaci?n de los predios para el uso del suelo y el proceso de urbanizaci?n de las poblaciones, planteando la necesidad de planificar su crecimiento y distribuci?n, con base en un estudio de las urbes, incluyendo un inventario del patrimonio arquitect?nico. A pesar de las normas el desorden territorial es evidente y de no hacerse una reestructuraci?n en este sentido la poblaci?n ser? la afectada. ?Con la construcci?n de Metrol?nea se ha reducido considerablemente el espacio p?blico. A eso hay que sumarle los edificios y centros comerciales, entonces si no se hace un cambio en las estructuras territoriales llegar? el momento en que las edificaciones estar?n unas sobre obras, porque no hay un orden lineal para la ejecuci?n de obras?, argumenta Mutis Caballero. Para el arquitecto Antonio Jos? D?az, delegado del Ministerio de Cultura ante el Consejo de Monumentos Nacionales, ?una alternativa viable para impedir que la ciudad poco a poco se convierta en un lugar irreconocible para quienes la han habitado a lo largo de su vida, es ?la creaci?n de incentivos tributarios para quienes poseen casas con valor patrimonial?. ?Por su parte Sergio Luna Navas est? seguro de que la regi?n mantendr? el dinamismo en el sector de la construcci?n, pues ?la confianza en la inversi?n inmobiliaria permanece en un muy buen nivel y la gente sigue viendo la vivienda como una buena inversi?n?.

Ir al contenido