Metrolínea movilizará el gran cambio físico de la ciudad

Dic 15, 2005 | Facultad de Ciencias Sociales, Humanidades y Artes

Por Félix Francisco Rueda Forero*
gerencia@metrolinea-sa.com
El 19 de enero, con la presencia del Presidente de la República, está previsto iniciar a las obras de Metrolínea, el sistema integrado de transporte masivo que sin duda cambiará la vida de la ciudad, no sólo en lo físico y urbanístico, sino en las costumbres de movilidad y de tiempo de los ciudadanos.

Para esa fecha estará lista la selección de los constructores que harán el tramo prioritario del proyecto, comprendido entre la Avenida Quebrada Seca con carrera 15 y el puente de Provenza. Arrancarán con algunas tareas menores como el traslado de árboles y el arreglo de andenes, para empezar luego con las obras propiamente dichas del sistema.

Durante esa etapa de ‘preconstrucción’, como la hemos llamado, se van a relocalizar las redes de servicios públicos que pasan por ese trayecto: todas las empresas harán los ensanches requeridos, a fin de que en un lapso de 20 años nadie pueda tocar las obras que se van a construir para el sistema.

Metrolínea, aparte de posibilitar el transporte masivo, mejorará el entorno urbanístico, pues tendrá andenes generosos, alumbrado público nuevo, semaforización más moderna.

El centro de Bucaramanga sufrirá una recuperación total. Los residentes del sector y las casi 300 mil personas que a diario lo visitan van a tener que soportar algunas modificaciones en su rutina diaria. Por ejemplo, para tener un plan de manejo adecuado de tráfico que mitigue el impacto de la construcción de las obras, se requieren jornadas laborales continuas, ingresos al trabajo diferentes en los sectores público y privado, todo eso para evitar que el grueso número de trabajadores entren y salgan a la misma hora.

Las empresas de transporte van a tener que racionalizar sus despachos para evitar meterse en los trancones que se formarán.

La comunidad será informada de primera mano de todas estas modificaciones para que puedan evitarse al máximo todos los traumatismos que implican las obras.

Por su parte, para el sector comercial se buscará que el plan de tráfico no influya en que la gente deje de visitar los almacenes.

La construcción será en dos etapas: todo el costado occidental del recorrido de Metrolínea (la carrera 15 entre Quebrada Seca y el puente de Provenza), será el primero en construirse, mientras se deja el lado oriental para el tráfico. Cuando se termine de habilitar el sector, las obras se harán en el carril contrario, es decir, el oriental. El tráfico habitual se tendrá que trasladar a otras calles y carreras que serán habilitadas para eso.
El proyecto total de Metrolínea son 44 kilómetros pero aspiramos a que en el primer semestre del año 2007 estén listos 34 de ellos. Eso permitirá que el servicio de transporte pueda comenzar y podamos empezar a construir el tramo entre Bucaramanga y Girón, que esperamos esté listo a finales de 2007.

El año entrante también trabajaremos fuerte en involucrar a Floridablanca en el sistema integrado de transporte y en destrabar el proceso con los administradores de esa localidad. Este proyecto es necesario para toda el área metropolitana y es fundamental que esté Floridablanca.

Una nueva cultura ciudadana

Todo esto estará acompañado por un proceso de cultura ciudadana en toda el área metropolitana. Metrolínea tendrá que ser no sólo un proyecto de infraestructura sino un eje de transformación en las actitudes de los ciudadanos y ciudadanas. Ese será un empeño fuerte que desarrollaremos junto a los institutos de cultura de todos los municipios involucrados.

En todo este complejo proceso el ciudadano tiene que jugar un papel protagónico: tendrá que conocer los planes de contingencia vial, aprender a usar el sistema integrado de transporte, asimilar las normas para moverse por las estaciones que estarán ubicadas en el separador de la vía y algo muy importante: aprender a cuidarlo. De manera adicional, durante la fase de construcción que iniciamos en enero tendrá que llenarse de paciencia porque por más que tengamos todo previsto habrá traumatismos.

Este es un proyecto que cuesta 425.441 millones de pesos en el que el Gobierno Nacional pone el 67% de los recursos. Con el Municipio de Bucaramanga ya existe un convenio firmado para garantizar el dinero que aportará y estamos haciendo las diligencias con Piedecuesta en esta línea financiera. Más tarde se hará con Girón y esperamos que Floridablanca se vincule.

Después vendrán el tema de las ciclorrutas: para el año entrante tendremos su plan maestro de construcción y uso, para que cumplan su función básica de ser espacios permanentes de movilidad no motorizada. Ellas se construirán en 2007 y esperamos le den un cambio muy importante a la ciudad.

La accesibilidad al sistema integrado de transporte, para permitir el uso sin problema de los discapacitados y personas de la tercera edad, será algo también generoso de este proyecto.

Por todo esto podemos decir, sin temor a equivocarnos, que 2006 será el año de Metrolínea en la ciudad.

*Gerente de Metrolínea

Ir al contenido