Mi experiencia en Barcelona

Mar 28, 2008 | Institucional

En mis planes no estaba España porque me parecía más enriquecedor ir a un país que tuviera una lengua diferente a la mía, pero en una charla informativa de la Oficina de Relaciones Internacionales me enteré sobre el convenio realizado entre la UNAB y la Universidad de Girona, España.

En ese momento empecé a investigar un poco sobre la ciudad de Barcelona y España en general y entonces me surgieron nuevos intereses. En primer lugar hay que tener en cuenta que este país europeo es la principal potencia turística pues es el receptor de turismo más importante del mundo. Aunque en las listas de destinos preferidos queda de segundo superado por Francia, sus ingresos por turista son aún mayores que los de ese país, lo que lo hace estar en primer lugar -Francia en este listado es el quinto-. Ahí me di cuenta que venir acá sería una oportunidad muy valiosa para enriquecerme profesional y personalmente.

Respecto a la Universidad puedo decir que me he sentido complacida con el convenio. Ceta es pionera en Cataluña, lleva 25 años trabajando en el sector y cuenta con un alto prestigio y reconocimiento. Esta es una experiencia que se puede recomendar a cualquier estudiante de la UNAB; las clases son magistrales y con profesores muy calificados, el material que nos entregan es de calidad, las instalaciones son pequeñas pero cuentan con todo lo necesario y la metodología, aunque es muy diferente a la nuestra, me ha gustado a pesar de que al principio me costó trabajo adaptarme al hecho de que sólo exista un examen por materia y que de eso dependa la calificación de todo un semestre.

En estos momentos ya terminé mi primer semestre y ahora comencé un nuevo ciclo en el que me siento más a gusto, pues estoy viendo asignaturas más afines a mi orientación profesional y en estas materias se incluyen visitas culturales por rutas turísticas interesantes, a museos locales y unos viñedos cercanos.

Considero que de la UNAB he recibido una muy buena formación académica y profesional, que me ha servido para afrontar los retos que implica estudiar en el exterior y adaptarme a otro sistema educativo. Desde el primer día de clases en Ceta sentí que mi educación universitaria me había dado las herramientas necesarias para superar los nuevos retos que tenía enfrente.

Si quieres ver la nota completa realizada por Vivir la UNAB, haz clic aquí.

Fuente: Vivir la UNAB
Autor: María Carolina Di Marco

Ir al contenido