Muestra guane entró a Red de Museos

Ago 22, 2011 | Institucional

Por Ricardo Jaramillo P.

La “Sala de piezas maestras de la Colección Guane UNAB” entró a formar parte, desde el martes 9 de agosto, de la Red Nacional de Museos.

“La Red es un programa del Museo Nacional de Colombia que tiene a su cargo la implementación de la política museística del país y busca fortalecer los museos generando vínculos entre ellos y brindándoles apoyo técnico en lo que tiene que ver con preservación, gestión de las colecciones y del patrimonio cultural”, explicó José Bernardo Acosta Narváez, asesor del Ministerio de Cultura para el Museo Nacional de Colombia.

“La Colección Guane UNAB consta de 640 piezas, de las cuales 94 están exhibidas en el primer piso del Bloque D, llamadas ‘piezas maestras’, es decir, aquellas que son únicas, que se distinguen de las otras por su elaboración, calidad de la decoración, porque son altamente representativas de uno de los estadios de la producción artesanal de alfarería de los guanes”, explicó Gloria Oviedo Chaves, docente de Administración Turística y Hotelera y curadora de la muestra.

La adecuación y conservación de la “Sala de piezas maestras” tuvo un costo de $40 millones; fue abierta al público en septiembre del año pasado, cuando se inauguró la remodelación del Bloque D, también llamado “Edificio de Posgrados”.

De acuerdo con Oviedo Chaves, con la entrada de la Colección Guane a la Red Nacional de Museos, se abre la puerta para que otras tres colecciones de la Universidad puedan alcanzar el mismo beneficio: la de partituras y objetivos musicales del maestro Gustavo Gómez Ardila, fotografías de Quintilio Gavassa y el archivo de Vanguardia Liberal. Las cuatro colecciones reciben el nombre de “Musunab”.

La primera se compone de 80 objetos y 1.200 partituras que forman parte del Centro de Documentación e Investigación Musical (Cedim); la segunda, de más de 500 fotografías de la vida cotidiana y social de Bucaramanga de finales del siglo XIX a la mitad del XX, y la tercera, de casi la totalidad del archivo de diarios desde el primer número, en noviembre de 1919, hasta hoy.

“Lo que conocí de las otras colecciones de la UNAB realmente fue poco y no me atrevo a decir qué les hace falta, pero sin duda lo más importante que la Universidad debe pensar si quiere difundir esas colecciones, es abrirlas al público. Sabemos que no es fácil, hacer eso tiene un alto costo y las condiciones en las que se deben conservar son exigentes, porque especialmente las de periódicos y partituras, son materiales que tienden a deteriorarse rápidamente”, indicó el asesor de Mincultura.

Ir al contenido