No hay que ser millonario para hacer prácticas en Japón

May 16, 2005 | Institucional

Por Xiomara K. Montañez

"Posiblemente muy poca gente tenga la oportunidad de realizar estudios de idiomas o prácticas en otros países por los altos costos, pero no hay que ser millonario para hacerse a una práctica en Japón". Así lo afirma Milton Peña Sarmiento, estudiante de último semestre de la Facultad de Ingeniería de Sistemas, quien agrega que sólo tuvo que conseguir los pasajes (aproximadamente $4 millones), pues la empresa donde hace la práctica desde enero de 2005, Nippon Computer Kaihatsu (NCK), le facilitó el alojamiento, los tiquetes de trenes hasta la oficina y una cuota mensual de 160 mil yenes, aproximadamente $3'500.000.

La diferencia de 14 horas entre Colombia y Japón no fue barrera para que Milton se lanzara a esta aventura. "Es como estar casi un día adelantado, con gente que no sabe mucho de nuestro país, pero que no nos estigmatiza como en Estados Unidos".

La NCK, empresa que pertenece a Hitachi Ltda., es una organización dedicada a desarrollar soluciones en tecnología de la información y sus aplicaciones son orientadas a software para Hitachi, servicios bancarios y pequeñas empresas.

Milton hace parte del grupo de desarrollo y programación web conformado por cinco personas. "Un día de trabajo normal es esperar una hora de tren, cambiarse de este transporte dos veces, trabajar hasta las 12 m., almorzar en la oficina (casi siempre es arroz) hasta las 12:50 p.m. y terminar el día a las 5:50 p.m., para volver a casa".

El contacto para esta práctica lo realizó personalmente con Takuo Takase, presidente de NCK, hace menos de un año cuando éste visitó la UNAB. "Tuve la oportunidad de entrevistarme con él en la época que fue a Colombia y allí me aceptó para realizar mi práctica en este país".

Sobre el trato con los japoneses afirma que los colombianos tenemos un concepto errado de lo que son. "Siempre tratamos de remedarlos pronunciando las cosas con demasiadas eles ignorando que en su idioma esta letra no existe. La gente aquí es muy atenta, servicial y en varios aspectos muy limpia".

Durante su estadía, ha tenido la oportunidad de contactarse con funcionarios de la Embajada colombiana en Japón y de comprobar que culturalmente Colombia interviene positivamente en este país. "Nuestra cultura y música son muy atractivas para ellos, pero Japón es un país algo cerrado y estricto".

La barrera del idioma ha sido inmensa, comenta Peña. "En la empresa si hablan inglés 10 personas son muchas", aunque, "siempre hay maneras para tratar de comunicar lo que se quiere con los compañeros de trabajo. Además, el lenguaje del ingeniero es igual en todos lados del mundo y es una herramienta universal".

Con respecto a la práctica internacional, que concluye en el mes de julio, comenta que ésta extiende las posibilidades de empleo de un egresado. "En Colombia la situación es bastante difícil como para ser empleado. Desde hace un año trabajo en Uniworx (http://www.uniworx.net/), empresa que desarrolla sistemas de información, web y multimedia -soportada por NCK y establecida también en Japón- en la cual pienso continuar apenas regrese a Colombia".

Ir al contenido