Parte el decano de Ingeniería Financiera

Nov 15, 2006 | Institucional

Jorge Raúl Serrano Díaz llegó en 1981 a la Institución como estudiante de bachillerato del Instituto Caldas y no sólo cumplió esa meta, sino que con dedicación siguió preparándose hasta recibirse como Administrador de Empresas en 1992, para menos de un año después convertirse en profesor de esa dependencia.

Posteriormente, fue nombrado como decano de la Facultad de Ingeniería Financiera, cargo que desempeñó durante los últimos seis años porque a partir de esta semana se marcha a Puerto Rico. Su viaje responde al traslado que le hicieron a su esposa.

Serrano Díaz, que deja en marcha el proceso de acreditación de su Facultad -en el que ha venido trabajando con su equipo desde hace un año-, se va cargado de satisfacciones y logros.

También de nostalgia por el ambiente de camaradería que ha distinguido a Ingeniería Financiera, el cual les ha permitido no solamente rendir resultados sino compartir con regularidad momentos de esparcimiento en los que no puede faltar la lechona, la música de organeta y la rifa de libros, algunos de ellos cedidos por quienes no pasaron de la primera página.

En estas dos décadas Serrano Díaz cursó una especialización en Finanzas y en 1995 fue enviado por la UNAB a México a adelantar la maestría en Administración de Empresas en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (Itesm,) de donde retornó en 1997 con la misión de diseñar algunas materias para la Facultad que en ese momento se encontraba en octavo semestre. Luego, con el paso de Martha Dietes a la Facultad de Administración de Empresas, a Serrano Díaz le encargaron la coordinación de Posgrados, por aquellos días en que se tenía a cargo la capacitación en finanzas de Ecopetrol en todo el país y bajo su responsabilidad estaba el montaje de la Especialización en Diseño de Soluciones Financieras.

En el año 2000 se produce el relevo de Arnaldo Helí Solano como decano de Ingeniería Financiera y el 2001 arranca con Serrano Díaz como nuevo capitán de esa empresa en la que se ha dado el gusto de entregarle el diploma a no menos de 850 ingenieros.

En su balance, Serrano Díaz destaca "la consolidación de un grupo docente espectacular y unido", la creación de la Asociación Colombiana de Facultades de Ingeniería Financiera, -presidida por él-, la obtención del Registro Calificado con honores, el fortalecimiento de la Ingeniería dentro de la Universidad, el despegue de la investigación con proyectos formales como el de Riesgo Petrolero en convenio con el ICP, el diseño de un Plan de Estudios completamente nuevo y la oferta permanente de electivas profesionales.

Queda caminando el montaje del Consultorio Financiero -propuesta en la que han trabajado desde hace dos años- y la elaboración de un portafolio de servicios del Laboratorio Especializado de Ingeniería Financiera, con los cuales se pretende abrir a la comunidad toda la infraestructura montada para la academia.

Otra de sus iniciativas consiste en que por lo menos el 10% de las materias profesionales sea dictado en inglés, que arrancará en 2007 con un par de electivas, mientras todo el equipo docente se capacita.

Con su labor, Serrano Díaz ha logrado que un grueso de los empresarios de la ciudad y la región entiendan que las finanzas no se pueden manejar como se ha hecho tradicionalmente, sino que se requiere mirar el mundo de otra manera y allí es donde encaja la figura del Ingeniero Financiero.

Reconocimiento que se ha conseguido en entidades como la Superintendencia Financiera, institución en la que están diez practicantes de la UNAB a pesar de que en Bogotá hay otras universidades que ofrecen ese programa y otros relacionados con el área. Por esa razón y por los 40 egresados que están ubicados en empresas de primer orden de la capital de la República, así como por los demás profesionales que están trabajando en Inglaterra, Estados Unidos y México, Serrano Díaz se va satisfecho.

PBX 643 6111, exts. 182 – 183

Ir al contenido