Presente el Toefl en la UNAB cuando quiera

Sep 25, 2006 | Eres Global

Ya no es necesario esperar meses para poder obtener un turno y presentar el examen Test of English as a Foreign Lenguaje (Toefl, por su sigla en inglés). Y menos comerse las uñas durante un largo periodo esperando la llegada de los resultados.

Desde junio pasado la UNAB fue avalada por la empresa Education Testing Service (ETS por su sigla en inglés), con sede en Princeton (Estados Unidos), para realizar estas pruebas necesarias para demostrar los conocimientos del idioma Inglés cuando se pretenda cursar estudios y buscar un trabajo en el exterior, especialmente en Norteamérica, o para empresas multinacionales y locales que exigen a sus empleados suficiencia en ese idioma.

La novedad adicional es que el examen, que lo pueden presentar más de 150 personas a la vez en cinco aulas habilitadas para tal fin, es la última y más completa versión del Toefl, la llamada Internet Based Test (IBT por su sigla en inglés), que incorpora por primera vez el componente habla, gracias a un sofisticado sistema que permite interactuar y el resultado es grabado y evaluado en Estados Unidos.

Otras instituciones educativas como el Centro Colombo-Americano o la UIS practican la versión que no incluye la prueba oral y se hace con lápiz y papel o CDrom, aunque ya están adelantando los trámites para conseguir la autorización obtenida por la UNAB, según manifestó Adriana Martínez, administradora de los exámenes Toefl en el Departamento de Lenguas.

Departamento que, como centro autorizado, administra estas pruebas requeridas a quienes no son nativos del país donde el idioma oficial es el inglés y que están diseñadas para medir cuatro áreas: escucha, lectura, habla y escritura o composición, cada una con un puntaje máximo de 30 para un total de 120 puntos.

En términos generales las universidades de Estados Unidos, por ejemplo, exigen un promedio entre 75 y 80 puntos para programas de pregrado y de 80 a 100 para posgrado.

La incorporación de la prueba hablada es el resultado de la necesidad manifestada por las instituciones foráneas de medir la capacidad de expresión de los interesados, ya que no es suficiente que la persona posea comprensión lectora o entienda de gramática, si al llegar al aula de clase o a su sitio de labores no sabe expresarse.

El IBT le pide a la persona que escuche una conversación o lea una información y tiene 10 ó 15 segundos para mentalmente elaborar una respuesta y luego 30 segundos para con el micrófono especial producir un comentario, un análisis o una comparación, señaló Martínez.

El examen dura alrededor de cuatro horas tiene un costo de 150 dólares americanos que son cargados vía Internet a una tarjeta de crédito y los resultados ya no se demoran meses en llegar sino que en un par de semanas le llegarán al interesado.

Para lograr este avance, la UNAB y el Departamento de Lenguas debieron someter a evaluación de ETS su infraestructura tecnológica, así como las condiciones físicas y de seguridad a la hora de practicar los exámenes.

Hasta el momento se han realizado dos jornadas de exámenes, a las que acudió incluso una persona proveniente de Bogotá, ya que en la capital no había la suficiente capacidad en los centros autorizados y ella requería presentarlo con urgencia. En la próxima vendrá un barranquillero.

Quienes requieran

 

Ext. 145, 146 y 242

Ir al contenido