Prevenir embarazos, más que información, cuestión de decisión

Mar 16, 2009 | Facultad de Ciencias Sociales, Humanidades y Artes

Por Wilmer Lambra?o Ca?as
wlambrano@unab.edu.co
Erika Tatiana Castro Morales ?tiene 19 a?os de edad, qued? embarazada cuando se encontraba cursando d?cimo grado en el colegio Polit?cnico, ?cuando ingres? a und?cimo me toc? retirarme de estudiar porque el ni?o naci? con problemas de pulmones, ten?a que dedicarle m?s atenci?n al beb?.
Fue un descuido que tuve, pero igual ya tocaba afrentar la situaci?n y por ahora ah? vamos?, dice.Situaciones como la de Castro Morales hacen que la ciudadan?a se pregunte qu? est? pasando con las campa?as de prevenci?n sexual y reproductiva en la poblaci?n adolescente.
Seg?n datos de la Secretar?a de Salud local, el a?o pasado de 9.409 partos atendidos, ?1.672 fueron de madres de 19 a?os o menores (el 17,7%), pese a las actividades orientadas a la educaci?n sexual y reproductiva que realizan entidades como Profamilia, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (Icbf), el Instituto de Salud P?blica (Isab?), los hospitales, los centros de salud, la Corporaci?n para la Investigaci?n y el Desarrollo de la Democracia (Cidemos), las universidades a trav?s de bienestar universitario, y la Secretar?a de Salud.
Mar?a Claudia Caballero, doctora en sexualidad y coordinadora en prevenci?n sexual reproductiva de la Universidad Industrial de Santander (UIS), opina que ?desde 2005 sabemos que la tasa de fecundidad en las menores de 19 a?os es muy alta.
Eso en t?rminos demogr?ficos es complicado porque lo que al pa?s le corresponde es que las mujeres tengan dos hijos, entonces esa tasa de adolecentes procreando viene a da?ar toda la pir?mide poblacional desde el punto de vista macro y demogr?fico.
Desde el punto de vista macro administrativo le genera mayores costos al sistema.
Desde lo individual se altera el crecimiento, el proyecto de vida se trunca, el c?rculo de pobreza se mantiene porque son j?venes que tienen que salir del sistema educativo?.

Laura Moreno, encargada de la prevenci?n de la salud sexual y reproductiva de la Secretar?a de Salud local, dice que ?hacemos lo que tenemos que hacer, todo el tema de la informaci?n, de la divulgaci?n, prestaci?n de los servicios con calidad, dise?ar estrategias para cautivar a los j?venes.
Eso es lo que podemos hacer desde el sector salud, pero decir que vamos a solucionar la situaci?n ?Claro! a nosotros si nos cae todo el problema de c?mo se va a disminuir el embarazo en adolescentes porque las tasas de fecundidad las presenta el sector salud. Pero eso es un trabajo que est? ligado a otros sectores, incluso con la sociedad civil?.

La ?ltima Encuesta Nacional de Demograf?a y Salud Sexual Reproductiva, realizada por Profamilia en 2005, se?ala que el 11 por ciento de las mujeres tuvo su primera relaci?n sexual antes de cumplir los 15 a?os, y un 46% antes de los 18.
Entre las mujeres adolecentes de 15 a 19 a?os el 44% ya tiene relaciones sexuales.
En Bucaramanga, seg?n el Observatorio de Salud, se estima que hay 264 mil 659 mujeres, de las cuales 49 mil 766 est?n entre los 15 y 19 a?os. A su vez, la tasa general de fecundidad indica que por cada mil mujeres entre los 15 y 49 a?os Santander tiene un 66,9% ?de embarazos.
Moreno dijo a 15 que desde el a?o pasado, a trav?s del Ministerio de Educaci?n, en Bucaramanga se viene trabajando en un proyecto piloto enfocado a la educaci?n sexual, que lleva por nombre ?Educaci?n para la sexualidad y construcci?n de la ciudadan?a?, 53 son los colegios beneficiados, espec?ficamente con poblaci?n joven y adolecente.
?Cuando se habl? de los proyectos de educaci?n sexual en los colegios, en un principio se pens? que eso era lo que iba a evitar los embarazos en adolescentes. La idea es poder orientar y capacitar a los multiplicadores de la informaci?n como lo son los profesores, para que la informaci?n sea veraz, oportuna y clara. Pero no es porque no sirvan las campa?as de informaci?n o no se est?n generando los resultados esperados. M?s bien es porque no se le est? dando una orientaci?n adecuada al tema, porque en vez de informar se desinforma?, afirma Sandra Milena Delgado, asesora en salud sexual y reproductiva de Profamila.
Uno de los colegios de Bucaramanga donde hay m?s de 6.000 estudiantes es el colegio Inem. All? Edison N??ez, trabajador social, comenta que ?no se puede decir que es por falta de informaci?n, que la ni?a no sab?a que pod?a quedar embarazada. No podemos ser tan rom?nticos en decir como ya se les dijo y en la televisi?n sale, entonces no va a pasar nunca. S? pasa y por muchas razones. El problema est? en que tienen relaciones creyendo en la posibilidad de que no van a quedar embarazadas. Entonces informaci?n sobre el tema s? la hay, otra cosa es no acatar la informaci?n. Por ejemplo, se les dice que no tengan relaciones a los catorce a?os, entonces ellos dicen, porqu? no si los dem?s ya lo han hecho?.
Caballero afirma que ?las campa?as de educaci?n sexual no tienen el objetivo de disminuir los embarazos. El objetivo es sensibilizar, que tomemos conciencia. Pero para cambiar la actitud de las adolescentes necesitamos de la formaci?n, que le corresponde al sistema educativo y la familia. Entonces ?qui?n falla ah?? Las campa?as dicen ?usen cond?n?, pero de ah? a que la persona lo use tiene que entrar a un proceso de informaci?n en el que es responsable el sistema educativo, la familia y el individuo. Es un problema de todos?.
Belsy Moreno, coordinadora de prevenci?n sexual y reproductiva de Isabu, argumenta que las campa?as s? tienen impacto. ?Hemos visto que a medida que ha pasado el tiempo los usuarios han optado por tomar decisiones frente a un m?todo de planificaci?n. No es inter?s de nosotros que la persona asuma una responsabilidad sexual tempranamente, por lo tanto ?la planificaci?n familiar no es tan prioritaria para nosotros, sino, primero que todo, la toma de decisi?n frente al inicio de la relaci?n sexual?.
?En el trabajo con los j?venes hemos detectado indicadores que creemos importantes. Uno es el tema de la pobreza que no les permite acceder al sistema educativo, que no sean capacitados de c?mo prevenir un embarazo o qu? m?todos anticonceptivos existen. El segundo factor es que muchas de las adolescentes viven situaciones problem?ticas en sus hogares y quedan embarazadas para que su pareja le brinde esa oportunidad de salir de casa?, expone Anderson Higuera, de la corporaci?n Cidemos, encargado de realizar campa?as de salud sexual y reproductiva en el norte de la ciudad, en donde seg?n el Departamento Administrativo Nacional de Estad?stica (Dane) hay una poblaci?n de 36 mil habitantes, de los cuales 13 mil son j?venes.
Seg?n Moreno, la Secretar?a de Salud invierte alrededor de 150 millones de pesos al a?o en estrategias y acciones dirigidas a grupos de j?venes en todo el tema de formaci?n en salud sexual reproductiva que desarrolla temas como el embarazo en adolescentes.Castro Morales, termin? validando el bachillerato en la Corporaci?n de Santander (Corsan), Hoy d?a estudia Administraci?n financiera all? mismo todos los s?bados. ?A mi familia le dio duro porque magine de cuatro hijos la ?nica mujer y quedar embarazada. Pero ahora mi beb? es el consentido de la familia y eso es para arriba y para abajo con ?l?, dice. ?

Ir al contenido