Proyecto de ley garantiza la igualdad de derechos a las parejas homosexuales

Feb 26, 2007 | Facultad de Ciencias Sociales, Humanidades y Artes

Por María Astrid Toscano
mtoscano2@unab.edu.co
En Colombia hay 3 millones 200 mil lesbianas, gays, bisexuales y transexuales (LGBT), según la ONG Colombia Diversa. La Organización Mundial de la Salud (OMS) dice que la población homosexual en el país alcanza el 10%, es decir, unos 4 millones 500 mil colombianos y 50.991 bumangueses.

De acuerdo con las cifras, el número de personas LGBT en el país es más alto que el de desplazados (3 millones), secuestrados (3.267), indígenas (1 millón 530 mil) y profesionales (3 millones 150 mil).

“No es un debate conceptual”
Aunque los homosexuales están protegidos por la ley y el Estado como cualquier otro ciudadano, ellos no pueden casarse, adoptar hijos ni afiliarse al Sistema de Salud como beneficiarios de su cónyuge o compañero(a) sentimental o heredar al morir su pareja.

Con el proyecto de Ley que cursa en el Congreso, “no hay un debate conceptual, es un debate en equidad y justicia, es un debate realista, constitucional y socioeconómico”, explicó Diego Hernando Hernández, integrante del grupo de género de la Universidad Industrial de Santander y estudiante de Derecho y Filosofía de la misma institución.

En marzo la Comisión Séptima de la Cámara de Representantes iniciará la última etapa de estudios y debate de la propuesta. En el Senado la iniciativa recibió un espaldarazo y fue aprobada con 49 votos a favor y 41 en contra. Aunque hay opositores como Alfredo Cuello Baute, del Partido Conservador y presidente del Congreso, y simpatizantes como la liberal Piedad Córdoba.

El 7 de febrero de este año la Corte Constitucional falló a favor de la denuncia de inconstitucionalidad de la Ley 54 de 1990, que reglamenta la unión libre ‘formada por hombre y mujer’. Con la sentencia se garantizan los derechos relacionados con los bienes y el patrimonio que establezcan las parejas. La demanda fue interpuesta por Colombia Diversa.

Leyes vs. Moral
Los opositores a la aprobación de la propuesta basan sus argumentos en la moral, las creencias religiosas y la protección a la familia. Las Iglesias católica, evangélica, cristiana y los sectores conservadores han sido los mayores rivales.

 Monseñor Augusto Castro, presidente de la Conferencia Episcopal, manifestó el 11 de julio de 2005 a la revista Cambio que “ahora, los homosexuales piden no ser una pareja salvaje, piden una reglamentación para obtener beneficios, y eso le toca al Estado. Lo que la Iglesia pide es que en esa reglamentación no se afecte a la familia tradicional como núcleo de la sociedad”.

“El derecho es una atribución que debe reconocérsele a la persona, sólo por el hecho de ser persona. No veo por qué no reconocer esos derechos”, explicó Gustavo Peña Blanco, vicario judicial y presidente del Tribunal Eclesiástico Interdiocesano de Bucaramanga.
“La relación gay de cualquier forma termina siendo inmoral”.

Papá, mamá e hijos no son familia
Un estudio realizado en  la Facultad de Educación de la Universidad Autónoma de Bucaramanga (UNAB), como parte de una investigación nacional, reveló que en la Ciudad Bonita hay 16 tipos de familias. El fenómeno se repite en todas las ciudades del país.

Los sectores opositores se escudan en la alteración de la familia tradicional. “Cómo poder hablar de una verdadera familia partiendo de algo que no es un verdadero matrimonio”, manifestó Peña Blanco.

Continuó el Vicario, “se habla de familia completa, idealmente con papá, mamá e hijos habidos dentro de la relación de esa pareja. Esa sería la familia en el sentido más cabal, pero claro, la vida está llena de vicisitudes”.

Salud para todos
El costo del Sistema de Salud es una de las preocupaciones de aprobar la normatividad. Un estudio hecho por la organización Colombia Diversa demuestra que el aumento estaría entre los 14 mil y 23 mil millones de pesos, es decir entre el 0,14% y el 0,24% del costo actual del sistema por año.

Hoy en día, cualquiera de los miembros de una pareja heterosexual recibe los servicios de salud y pensión de sobreviviente como beneficiario de su cónyuge. Las uniones homosexuales no reciben ninguna de estas garantías.

“Es lo más injusto. Trabajar toda la vida juntos por construir un patrimonio y que al final se lo queden quienes no han trabajado por eso”, expresó Catalina Valencia, psicóloga de la Fundación Mujer y Futuro.

Las Entidades de Salud no pueden garantizar esos servicios a los homosexuales porque están regidas bajo el Decreto 806 de 1998 que reglamenta el Régimen de Seguridad Social en Salud y que se basa en el concepto básico de familia que aparece en la Constitución Política: papá, mamá e hijos.

Ir al contenido