Primera especialización médico-quirúrgica de la UNAB conmemora 25 años

Dic 13, 2021 | Institucional

Se trata de la Especialización en Radiología e Imágenes Diagnósticas, que dio inicio en julio de 1996 mediante una alianza estratégica entre la Clínica FOSCAL y la Universidad Autónoma de Bucaramanga (Unab), de la cual se han graduado 52 radiólogos, quienes ejercen la especialidad en diferentes ciudades del país y del exterior.   

“Es reconocida y se destaca a nivel regional y nacional por la eficiencia de los médicos que se gradúan de la UNAB, la capacidad laboral que tienen, por la resolución y cantidad de diferentes exámenes que pueden lograr, son muy solicitados por estas cualidades. Además, la especialidad en la Universidad tiene todos los métodos de diagnósticos existentes y posibles desde lo más simple hasta lo más complejo”, destaca el médico especialista en Radiología e Imágenes Diagnósticas, Federico Lubinus Badillo, coordinador Académico y Científico de la especialización.

Para conmemorar esta fecha, el pasado 8 de noviembre se organizó un desayuno para los residentes, docentes, radiólogos e intervencionistas graduados. En el evento se hizo un reconocimiento especial al médico Juan Carlos Mantilla Suárez, mentor de la especialidad, jefe del servicio de radiología de la FOSCAL y exdecano de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Unab.


Médico Radiólogo Juan Carlos Mantilla Suárez y Rector UNAB Juan Camilo Montoya Bozzi

Esta especialización tiene como fin contribuir con la formación integral de profesionales de medicina bajo un modelo de aprendizaje tutorizado que busca potenciar su desarrollo académico-práctico y personal para el desarrollo del talento humano en radiología necesario en el país y en la región.

“La especialidad en la Universidad tiene todos los métodos de diagnósticos existentes y posibles desde lo más simple hasta lo más complejo. También, se destaca el intervencionismo en todas las modalidades, en el último currículum que se realizó se hizo énfasis en este y una gran parte del programa tiene que ver con esta disciplina en baja, mediana y alta complejidad, otras fortalezas llamativas del programa son la mamografía, el ultrasonido, la resonancia y la tomografía axial computarizada (TAC)”, subraya Lubinus.

Para Juan Felipe Gómez Cuellar, residente de primer año, “a través de la academia y la teoría podemos aplicar la práctica y fundamentar aún más lo que vamos aprendiendo con el paso de los días, aplicando las diferentes materias que vamos viendo día a día”, además, “muchas veces el paciente llega buscando un diagnóstico y saber que el radiólogo puede identificarlo y transmitirle un alivio al conocer su caso y terminar de enfocar su cuadro clínico, le da mucha satisfacción al paciente por conocer su proceso y saber hacia dónde va, esto es gratificante y resolverle es muy importante”, agrega.

Los residentes desarrollan su práctica durante 4 años con dedicación exclusiva de 10 horas diarias continuas y 1 día de estudio donde pueden consultar y preparar temas para presentar, dudas que tengan por resolver y casos con pacientes.

Ir al contenido