Una comunicadora que soñó con estudiar y trabajar en el exterior.

Mar 15, 2022 | Institucional

En esta edición de Generaciones UNAB conversamos con  Lizeth Daniela Bueno Núñez, graduada del programa de Comunicación Social, generación 2017, quien actualmente está culminando su segunda maestría en EAE Business School, y trabaja como comunicadora en el Grupo CTC en España.

¿Cuál fue el primer trabajo al graduarte de la Universidad? ¿Puedes contarnos un poco de esa experiencia?

Mi primer trabajo fue como ejecutiva de cuenta en una agencia de publicidad. De esta experiencia resalto la ventaja de conocer las estrategias de comunicación publicitaria de las empresas que gestionaba, las cuales pertenecían a diversos sectores. Esto fue muy útil para conocer de primera mano las diferencias en el tipo de mensaje, presupuesto, canales utilizados y demás aspectos relevantes en cada una de ellas.

Ese trabajo era muy dinámico y entretenido, pues por ejemplo en un mismo día tenía una reunión de contenido para el lanzamiento de una campaña de cursos de educación continua, y el seguimiento del diseño de una landing page para promocionar un nuevo jabón. Como ejecutiva de cuenta eres el puente de comunicación entre el cliente y la agencia, por ello debes transmitir los mensajes y hacer el respectivo seguimiento de las acciones, todo esto te ayuda a entender las diversas posturas y a potenciar habilidades conciliadoras y de gestión.

 ¿Qué puedes destacar de la formación que te brindó el programa de Comunicación Social de la UNAB?

Del programa de Comunicación Social de la UNAB destaco la calidad de sus profesores. Mi experiencia fue muy grata, pues considero que recibí buenas herramientas para iniciar mi carrera profesional. Mantenerse actualizado y aprovechar lo aprendido es responsabilidad del estudiante, pero sin duda lo que me han inculcado los docentes respecto a la necesidad de informarse antes de proponer, pensar en el receptor al momento de redactar una propuesta, entender las necesidades del cliente y la importancia de la ética profesional, me han servido para seguir creciendo a nivel profesional y personal.

 Actualmente, estás terminando tu segunda maestría en España. Sabemos que uno de tus sueños después de graduarte era continuar tus estudios de posgrado en el exterior. Cuéntanos, ¿qué hiciste para lograrlo?

El camino inició curiosamente en la UNAB, pues mi primera experiencia antes de graduarme fue como practicante en el departamento de graduados, ahí empecé a cultivar la idea de seguir estudiando. Me motivaba mucho leer y conocer las experiencias de otros estudiantes, asistir a las ferias de empleabilidad, y luego, durante mi primer trabajo tuve más claro el enfoque que quería seguir, entonces empecé a buscar estudios relacionados con marketing y publicidad.

Una vez tenía el objetivo más perfilado, empecé a hacer presupuestos, ahorré todo lo que podía y busqué opciones de financiación. En total me tomó casi un año indagar sobre las diversas opciones de visado, reunir los requisitos, contactar con las diversas universidades en Barcelona, España, que fue la ciudad elegida porque tiene una buena oferta formativa, ofrece la posibilidad de ampliar el tiempo de visado, y en mi caso, tuve la suerte de poder contar con la casa de un familiar para vivir allí.

Para hacerlo real conté con el apoyo económico y moral de mis padres, quienes me ayudaron a asumir un crédito con Icetex, para financiar el Máster en Dirección de Marketing y Gestión Comercial en EAE Business School, además de solventar mis gastos hasta que inicié las prácticas y empecé a percibir mis propios ingresos.

De tu trabajo en España como comunicadora en el departamento de marketing del Grupo CTC. ¿Qué es lo más gratificante?

Lo más gratificante de trabajar en Grupo CTC es aplicar mi conocimiento para dar a conocer los servicios, soluciones y valores de una empresa que ha confiado en mi talento, que me ha permitido crecer a nivel profesional, además de contar con excelentes compañeros de quienes aprendo a diario. Considero que es muy enriquecedor el intercambio de saberes, diferencias culturales y experiencias.

 ¿Recuerdas algún momento o momentos cruciales que te pusieron en el camino que recorres actualmente?

Han sido muchos, pero el principal diría que fue cuando a mis 16 años escogí precisamente estudiar Comunicación Social en la UNAB, y dejar mi casa en San Gil para venir a vivir a Bucaramanga. Las personas que he conocido a lo largo de estos años, mi pareja, quien me acompaña desde antes de empezar la uni, las ganas de seguir creciendo y de conocer otras formas de hacer las cosas, la confianza de mis padres y soy reiterativa en ello, porque en mi caso ha sido una suma de múltiples esfuerzos los que me han puesto en este camino.

Quiero aprovechar esta entrevista para reiterar mi agradecimiento a todos los que han compartido su tiempo, conocimiento y cariño conmigo, porque me han inspirado y motivado a seguir creciendo. De manera especial, resalto a la profesora Claudia Santamaría. Me habría encantado que hubiese podido leerme.

Cuéntanos cómo te fortaleces profesionalmente ¿Qué estás aprendiendo en este momento? 

Intentó ejercitar mi habilidad para investigar siempre que debo hablar sobre algún tema, generar contenido o surge alguna duda durante una charla casual, procuro recopilar y analizar diversas fuentes de información, profundizar sobre los aspectos relevantes y sobre todo, trato de no quedarme con las dudas. De esa manera creo que he conseguido mantenerme actualizada y potenciar mis conocimientos. Ahora estoy muy focalizada en temas de marketing digital. El próximo mes iniciaré un curso en UX Writing.

Para aquellos estudiantes que están a punto de graduarse como comunicadores, ¿qué consejo les darías para asumir los retos que presenta el sector de las Comunicaciones?

Primero les diría que confíen en ellos y en su talento, porque cuando te enfrentas por primera vez al mundo laboral sueles tener miedo e inseguridad, por eso es clave no frustrarse cuando el resultado no es el esperado. En términos de oportunidades, considero que en el entorno digital hay muchas opciones para las nuevas generaciones de comunicadores. Complementar la formación con temas publicitarios, de diseño, de análisis de datos, incrementa las posibilidades de empleabilidad, además de potenciar las posibilidades de conseguir un trabajo en remoto, lo cual permite incluso trabajar con empresas que están situadas en otros países.

Para aquellos comunicadores que tienen un sueño como el tuyo de estudiar y trabajar en el exterior, ¿alguna recomendación especial?

Les diría que se informen muy bien, he conocido muy buenas experiencias y muy malas también, y en la mayoría de los casos el elemento diferencial era el nivel de información del que disponía cada uno. También les pido que no se desanimen, sé que no es fácil, pero yo que ya he recorrido ese camino, les recuerdo que es una carrera de fondo, llega quien se mantiene constante y busca todas las opciones posibles en su caso.

El talento colombiano cada vez es mejor recibido en el exterior. Hay opciones de aplicar a becas, optar por préstamos que luego al cambio no son impagables y estudiar a distancia. En España por ejemplo, si cursas un postgrado o un máster oficial tienes la posibilidad de optar por un visado de búsqueda de empleo. Otra de las opciones es realizar un contrato de prácticas que te permita ampliar el tiempo de visado o permanecer como estudiante tres años y luego hacer el cambio mediante un contrato a un permiso de residencia y trabajo.

 

 

Ir al contenido