Puertas abiertas en Aiesec

Feb 9, 2009 | Institucional

Por Pastor Virviescas Gómez

La oportunidad que han tenido la estadounidense Teresa Welsh y la taiwanesa-canadiense Pei Tien Lin de venir a Bucaramanga, la tienen también todos los estudiantes de la UNAB que se acerquen a la Asociación y quieran ir a uno de los 110 países donde está presente Aiesec.

Así lo dieron a conocer Carolina Andrea Sepúlveda, presidenta del comité local y estudiante de Administración de Empresas y Economía, y María Juliana Silva, vicepresidenta de comunicaciones y estudiante de Comunicación Social, quienes manifestaron a Vivir la UNAB que desde el 2 de febrero Aiesec se encuentra en un nuevo ciclo de inscripciones, el cual se prolongará hasta el próximo viernes 13 de febrero, día en el que de 2 a 4 de la tarde, en el Auditorio Menor de la UNAB habrá una nueva charla informativa.

El sábado 14 de febrero en el CSU, Aiesec llevará a cabo una evaluación de competencias con el propósito de observar las actitudes y el liderazgo de los aspirantes.

A la hora de definir en términos sencillos qué es Aiesec, Carolina señala que ¿es la plataforma que permite desarrollar el potencial humano de los jóvenes, aplicando sus conocimientos en áreas funcionales y proyectos de impacto como responsabilidad social, emprendimiento y aumento de la competitividad de las pequeñas y medianas empresas¿.

¿A la par que el estudiante cursa su carrera profesional, Aiesec le brinda el componente práctico, de tal forma que el candidato asume un rol de liderazgo, que se complementa con un intercambio en otro país para que allí trabaje y aplique lo que aprendió y lo que le guste, además de mejorar un segundo idioma¿, explica Sepúlveda.

Los estudiantes de la UNAB interesados no tienen más que escribir al correo electrónico people.bucaramanga@aiesec.net o visitar las oficinas que la UNAB le acondicionó especialmente a Aiesec en el Centro de Servicios Universitarios ¿Octavio Cadena Gómez¿, CSU.

 La experiencia

Teresa Welsh tiene 21 años -los cumple el próximo 5 de marzo-, cursa el tercer año de periodismo y estudios latinoamericanos en la Universidad de Wisconsin, en la ciudad de Madison, al norte de los Estados Unidos.

Por varios amigos que han tenido la oportunidad de visitar Medellín, Cartagena y Bogotá, y regresaron encantados a su país, Teresa se mostró interesada en venir a Colombia y fue así como le correspondió Bucaramanga, donde desde hace dos semanas se desempeña como profesora de inglés en el Centro Colombo-Americano y tiene a su cargo alumnos que apenas se atreven a pronunciar las primeras palabras.

En Minneapolis sus papás tenían cierto temor que su hija escogiera este destino, pero con lo que Teresa les cuenta por teléfono e Internet, ya ¿bajaron la guardia¿ y hasta se sorprendieron gratamente al saber que existen universidades de alta calidad como la UNAB, con modernas instalaciones y donde el verde de la naturaleza predomina, en contraste con los cambios propios de las cuatro estaciones.

En un español fluido, Teresa dice que no sólo pretende perfeccionar su segundo idioma, sino ampliar su perspectiva del mundo, lo cual redundará en su profesión de periodista encarrilada en el área de las nuevas tecnologías y la actualidad internacional.

Su contacto con Aiesec se dio gracias a una conferencia que esa organización dictó en su universidad, así como las que se realizan periódicamente en la UNAB. El elemento común, dice Teresa, es que ¿tenemos una visión global y pensamos en algo más grande que lo que sucede en nuestra vida privada y nuestro entorno limitado¿.

Ya asimiló el ambiente de Bucaramanga, donde abundan las frutas que ni si quiera se conocen en su país, pero añora una abundante ensalada, que hasta el momento no ha podido degustar, y extraña a su novio Zach, quien es su compañero de facultad y se quedó solo soportando el frío de este invierno que ha sido particularmente fuerte en Norteamérica.

Por su parte, Pei Tien Lin es profesora de inglés para extranjeros en una academia de Vancouver (costa oeste de Canadá). En Bucaramanga también será docente en el Colombo-Americano.

Nació en Taiwán y emigró a Canadá con su familia cuando tenía cinco años de edad, pero su edad no la revela por ningún motivo.

Colombia apareció en sus planes, ¿porque había escuchado y leído que este es un país maravilloso y hermoso y tenía ganas de conocerlo¿.

Su mamá la sigue llamando todos los días a su casa en Los Pinos al enterarse de las noticias de orden público que acontecen en este país, pero Pei la tranquiliza y le responde que hasta ahora todo ha salido mejor de lo esperado, aunque se sorprenda con la cantidad de comidas fritas y el espectáculo callejero de los vendedores de minutos a celular.

Este intercambio le ha servido para darse cuenta que aún en una cultura totalmente diferente a la suya, los jóvenes hacen lo mismo.

Luce con orgullo una mochila con el tricolor nacional y explica para quienes no lo saben, que Taiwán no es lo mismo que China, al tiempo que se  duele que muchas naciones le han dado la espalda a su país deslumbrados por el mercado que representa ese coloso comunista.

Echa de menos a sus padres y a su novio mexicano David, pero se entretiene recorriendo la UNAB y haciendo amigos a través de Aiesec, asociación a la que recomienda porque ¿nos abre las puertas del mundo¿.

Ir al contenido