Recorrido y evaluación

Nov 13, 2007 | Institucional

El decano de Derecho de la UNAB y ex presidente de la Corte Suprema de Justicia, Jorge Castillo Rugeles, se desplazó el pasado 8 de noviembre en compañía de Vivir la UNAB a  El Yopal, departamento de Casanare, y en una intensa jornada de 13 horas continuas, recorrió palmo a palmo todas las instalaciones, a la vez que escuchó las inquietudes de representantes de los estudiantes y docentes de la Alianza Unisangil-UNAB, con quienes se comprometió a concretar las soluciones pertinentes.

También reconoció el terreno donde se construirá a partir del próximo año la moderna sede y desarrolló un extenso conversatorio sobre el Derecho de Familia en el Colegio Panamericano, una de las sedes donde se forman los profesionales que reclaman los Llanos orientales colombianos. Este es su balance:

¿Fue una visita muy provechosa en la medida en que como decano que me posesioné a comienzos de 2007, no había la oportunidad de conocer las instalaciones donde funciona la Alianza Unisangil-UNAB y en específico lo que respecta a la Facultad de Derecho.

Me encontré con un Programa joven, que está lleno de vida, con 307 estudiantes hasta sexto semestre, lo cual significa que cuando tengamos los diez semestres vamos a contar con un número de alumnos de casi el doble, lo que significa la pujanza de la Institución.

Hallé una Institución que está muy posicionada en el lugar, que se siente orgullosa de esta Alianza Unisangil-UNAB, que a veces extraña el que no los tengamos en cuenta en algunos aspectos, especialmente en lo que tiene que ver con un intercambio de profesores y estudiantes, así como los asuntos culturales. Ellos esperan que haya una aproximación más grande con la Universidad Autónoma de Bucaramanga, la cual admiran y ven como una Institución de larga trayectoria y gran aliento en todo el Oriente colombiano.

También vi unos funcionarios supremamente motivados, empezando por el director de la Alianza en El Yopal, Franklin Figueroa y el responsable del Programa de Derecho, Juan Carlos Sánchez.

Una de las cosas que me llamó la atención es el aspecto locativo, porque la Universidad está distribuida en distintos colegios, los cuales disponen de una infraestructura mejor en unos casos que otros. Esa fue una queja sentida del estudiantado porque están disgregados y no hay un sitio donde se sientan que están cohesionados.

Encontramos que las instalaciones donde funciona la parte administrativa son precarias en cuanto al espacio, pero a la vez contemplamos unas realidades como es la adquisición del hermoso terreno en un sitio que es de gran progreso, donde empezará la construcción a principios del año entrante, lo que es una necesidad muy sentida y por lo cual Unisangil y la Universidad Autónoma de Bucaramanga deben poner todo su empeño para que esto sea una realidad.

Tuvimos un diálogo con los estudiantes, que expresaron su contento por ser parte de la Institución y manifestaron algunas inquietudes que tienen que ver con el plan de estudios, las instalaciones locativas y algunos docentes. A su vez hablamos con los profesores, quienes manifestaron sus inquietudes en torno a la cuestión salarial, por cuanto El Yopal es una ciudad costosa por las circunstancias socioeconómicas que las rodean, y plantearon que se analice una tabla de remuneración distinta a la de Bucaramanga. Comentaron la importancia de que puedan disponer de una formación adicional en el área de pedagogía. Todos con muy buena voluntad para progresar en su carrera como académicos.

En conclusión, regresé muy satisfecho de la visita, hay muchas cosas por hacer, pero precisamente es donde los funcionarios que están al frente de esta institución educativa encuentran el acicate porque hay una empresa grande por desarrollar y que ojalá dispongamos de los medios necesarios para que esta gran iniciativa se lleve a un feliz término¿.

Ir al contenido