Relevo en la dirección de Ulibro

Dic 13, 2010 | Institucional

Por Ricardo Jaramillo P.
Tras cuatro años como directora de uno de los eventos culturales más importantes del Oriente colombiano, la Feria del Libro de Bucaramanga (Ulibro) que anualmente organiza la UNAB, la comunicadora social Liliana Marcela Pérez Nieto explorará nuevos horizontes laborales.

Pérez Nieto fue contratada por Ecopetrol S.A. como “Profesional en Comunicación Social de la refinería de Barrancabermeja”, adscrita a la Unidad de Comunicaciones Corporativas, cargo que ocupa desde el pasado 6 de diciembre.

En su reemplazo, la dirección de la Universidad designó a la comunicadora social Nancy Stella Vesga Hernández, quien se desempeñaba como docente y coordinadora del proceso de Acreditación del Programa de Comunicación Social.

Pérez Nieto afirma que uno de los logros más importantes de su gestión, fue lograr que Ulibro se consolidara como uno de los mejores eventos culturales de Santander y el Oriente colombiano por su calidad, impacto sociocultural y crecimiento evidenciado en número de invitados y participantes.

“Ulibro contó con la participación de personajes como el mexicano recientemente fallecido Carlos Monsiváis, la argentina Tununa Mercado, el brasileño Bruno Barreto, el italiano Piero Pomponi, el venezolano Ibsén Martínez, y los españoles Fernando Savater, Miguel Ángel Bastenier y Juan Madrid, más invitados nacionales de la talla de Fernando Vallejo, Héctor Abad Faciolince, Antonio Caballero, Juan Gustavo Cobo Borda y Jorge Franco, entre otros”.

Asegura que gracias a la Feria, la UNAB “ha ganado buen nombre en el contexto nacional, esto ratifica que la cultura para la Universidad es uno de los pilares fundamentales de su proyecto educativo”.

Sostiene que en estos cuatros años la Feria ha vivido un crecimiento constante y a manera de balance dice: “Recibí la feria con 12.000 visitantes y en la última versión superamos las 30.000 personas; en invitados el promedio era de 50 y en 2010 llegamos a 216; en inversión, las primeras versiones costaron $75 millones y la última $450 millones; hoy también la logística es mucho más compleja, con 200 personas vinculadas a su desarrollo”.

Afirma que descentralizar la Feria y traer más ‘pesos pesados’, fueron las cosas que se le quedaron entre el tintero: “Ya es hora que para algunas actividades la UNAB programe eventos de la académicos y culturales en otros espacios. Después de (Fernando) Vallejo, hay que apuntarle a escritores nacionales como Álvaro Mutis y Gabriel García Márquez; me hubiese gustado gestionar su participación”.

Pérez Nieto se marcha con cientos de recuerdos, pero no duda al decir que el más grato provino del mexicano Carlos Monsiváis. “Recuerdo con especial afecto la imagen, las palabras y la generosidad del maestro Monsiváis quien vino en 2008, dos años antes de su muerte. Ni siquiera los representantes de la Cancillería mexicana en nuestro país creían que él nos visitaría, decían que siempre aceptaba invitaciones y a última hora las cancelaba, que así había sucedido en varias ocasiones… pero vino y disfrutamos su presencia por más de tres días”.

De todos los libros que leyó por gusto y de los que le “tocó” leer por obligación en su papel de directora, recomienda “El Desbarrancadero”, de Fernando Vallejo porque “es una obra de pasiones extremas, desgarradora e impactante; ‘Justos por pecadores’, de Fernando Quiroz, especil para los jóvenes porque con esa obra la literatura tiene sentido, tiene misión; ‘El olvido que seremos’, de Héctor Abad Faciolince, por la riqueza emotiva de su prosa y de Eduardo Caballero Calderón, ‘Manuel Pacho’, que leí por primera vez en los primeros años de bachillerato y la releí y recordé con especial afecto porque fue la que me invitó a apreciar los libros y la literatura”.

Si bien su esposo Amadeo Arenas y su hijo, Juan Manuel, se alegraron por saber que su futuro laboral está en la empresa más importante del país, le manifestaron inquietud por saber qué iba a pasar con Ulibro.

“Nancy (Vesga, la nueva directora) tiene que estar convencida de la calidad de su Feria, de que Bucaramanga merece lo mejor, del prestigio de la UNAB, y que por todo eso, García Márquez, Álvaro Mutis o el reciente Premio Nobel, MarioVargas Llosa, no son invitados que están fuera de nuestro alcance, debe pensar que pronto estarán en Ulibro. Así que hay que apuntarles a los grandes, sin ningún temor y persistir en esa tarea. Al Comité Organizador le digo que Ulibro es hoy grande por ese especial afecto que sus integrantes tienen por el evento, por la UNAB y por los libros. Me gusta la disciplina y compromiso del grupo, su diversidad ideológica y de criterios, y por sobre todo la pasión que tienen por Ulibro”.

Ir al contenido