Respuesta a carta Del inglés y otros idiomas

Oct 9, 2006 | Institucional

Me permito dar respuesta a la carta del estudiante Mauricio Acero sobre el inglés y otros idiomas en la Universidad. Cabe anotar que para el Departamento, la retroalimentación y la crítica constructiva argumentada son invaluables ya que nos permiten continuar en nuestro camino hacia la calidad y el mejoramiento continuo. No obstante, es importante no hacer aseveraciones sin soportes. Vale la pena también aclarar, que el estudiante Acero cursó y aprobó los niveles del programa antiguo, programa inexistente desde 2005.

Abarcaré cada uno de los puntos en el orden el cual los presenta el estudiante. En primera instancia, en lo relacionado con los cambios realizados al programa de inglés en los últimos semestres, no se puede afirmar que ha cambiado su exigencia al 70%. Esto ha sido una característica del idioma desde la creación del Departamento en 1993. El idioma extranjero pertenece al área instrumental en la Universidad lo que le impronta diferencias con relación a otras asignaturas. Es por esto que el idioma extranjero no tiene créditos ni afecta el promedio académico.

Segundo, el estudiante parece contradecirse cuando afirma que existe un 90% de fraude en los exámenes (es conveniente determinar de donde resulta esta cifra). A pesar de la cifra mencionada, y al supuesto hecho de que los docentes “pasan a los estudiantes” y “dan puntos extra”, ¿los estudiantes aún presentan dificultades para ser promovidos de un nivel a otro? Queda por comentar al respecto que el fraude es una opción personal que únicamente afecta al involucrado y que va en contra de los valores éticos de nuestro Proyecto Educativo Institucional.

Tercero, son múltiples las razones por las cuales se reformó el programa de inglés, incrementando su intensidad, duración y replanteando el sistema de evaluación. Principalmente, las condiciones de un mundo globalizante así lo dictaminan. Están claras las metas del Gobierno Nacional, que a través del Ministerio de Educación,  ha formulado el programa de “Colombia Bilingüe” (ver http://www.mineducacion.gov.co/1621/article-97495.html) Teniendo en cuenta esta realidad y la importancia de este proyecto, resulta consecuente implementar cambios para ajustarnos a las exigencias mundiales y a los estándares internacionales.

Cuarto, la exigencia en el examen de “homologación” es idéntica tanto para el estudiante que curse los niveles de la Universidad como para los que ya traen la competencia. El estudiante que compruebe tener la competencia comunicativa en inglés podrá optar por un tercer idioma.

Finalmente, estoy de acuerdo con el estudiante Acero cuando asegura que algunos de “los estudiantes no se preocupan por aprender inglés, se preocupan por pasarlo…” Esto sugiere la necesidad urgente de un cambio de actitud, predisposición y cultura. Tan solo un 3% del total de inscritos en los cursos de inglés aprovecha el servicio gratuito de tutorías que ofrece el Departamento. Si el problema yace en la motivación, ¿se parte de una motivación intrínseca?

El propósito del Departamento y de la Universidad es facilitar espacios para la adquisición de habilidades y competencias necesarias para el desenvolvimiento efectivo de nuestro futuro profesional. Indudablemente también es fundamental que el estudiante se responsabilice y comprometa con su propio proceso de aprendizaje.

 

Sandra Cáceres Peralta
Directora Departamento de Lenguas UNAB

Ir al contenido