Ser mujer en Bucaramanga paga menos

Feb 2, 2009 | Facultad de Ciencias Sociales, Humanidades y Artes

Por Ana Isabel G?mez Vera
?agomez3@hotmail.com?
Las desventajas de ser mujer en la ciudad, fueron evidenciadas por la Organizaci?n No Gubernamental, Fundaci?n Mujer y Futuro, en el estudio ?Brechas de G?nero?. en el que se manifest? que si bien en temas de igualdad la sociedad bumanguesa ha evolucionado, la mujer sigue teniendo menos oportunidades que los hombres en casi todos los roles que ocupa, especialmente en el campo laboral.
La discriminaci?n laboral es entendida como la desigualdad entre hombres y mujeres en sus puestos de trabajo y las condiciones que estos les ofrecen.
Seg?n el Departamento Administrativo Nacional de Estad?stica, Dane, de 305 mil 703 mujeres que trabajan en Bucaramanga y su ?rea Metropolitana, tan s?lo el 3.94% (12.044) recibe salarios altos (m?s de cuatro salarios m?nimos), mientras que son 29.487 hombres los que ganan esta suma: m?s del doble de mujeres en este rango.
Al contrario, en los ingresos m?s bajos se encuentra mayoritariamente la poblaci?n femenina con un 70%. ?Entre m?s alto sea el rango de ingreso, menor es el porcentaje de mujeres que aparecen all??, cita el estudio.
La desigualdad salarial es tan s?lo uno de los casos que demuestra que en Bucaramanga hay discriminaci?n laboral, realidad que se refleja en lo que soci?logos de la investigaci?n catalogaron como ?condiciones de inequidad?.??

Las tres condiciones

Graciliana Moreno, trabajadora social de la Fundaci?n Mujer y Futuro, afirm? que esas condiciones de inequidad, al igual que en el contexto nacional, est?n plasmadas principalmente en tres categor?as: ?la desigualdad de ingresos, segmentaci?n laboral negativa a trav?s de estereotipos de trabajos tradicionalmente ocupados por la mujer, como los servicios sociales, ense?anza, servidumbre;? y una menor participaci?n en puestos de decisi?n y mando, concentrando a la mujer en niveles de menor jerarqu?a y raramente en cargos de alto rango (presidencia, alta gerencia, patr?n)?.

La soci?loga universitaria y colaboradora de la investigaci?n, Doris Lamus Canavate, asegur? que son causas culturales las que conllevan a este tipo de discriminaci?n, pues hay un sistema patriarcal (forma de organizaci?n pol?tico-social que da la m?xima importancia a los hombres) que permanece en nuestra sociedad, y que a su vez existe dentro del mismo sistema econ?mico capitalista?.
?Adem?s que, ?la mayor participaci?n femenina en lo laboral es a?n reciente.
La educaci?n, los contenidos de nuestro sistema educativo, contin?an perpetuando ese esquema patriarcal, que hace que todos lo sigamos desde ni?os?, agreg? la soci?loga universitaria Paloma Baham?n.

Yesenia Jim?nez, de 27 a?os, no es el ejemplo de una si no de las tres condiciones de inequidad. Ella trabaja como empleada dom?stica en un horario de siete y media de la ma?ana a cinco de la tarde. Y aunque le encantan los crucigramas, hace parte del que, aproximadamente 92 mil mujeres en Bucaramanga,? logran sobrevivir con menos de medio salario m?nimo.
Seg?n el Salario M?nimo Legal Mensual Vigente en Colombia esa suma equivale a menos de $248.450 pesos; mientras que el portero del edificio en el que ella labora, gana casi el doble de su salario, estando dos horas m?s, pero no al mismo ritmo, pues adem?s de limpiar y ordenar, Yesenia cuida a un beb? de a?o y medio. Jim?nez reflexiona sobre su situaci?n y opina: ?cuando uno no tiene una carrera, de pronto le toca?.
Aunque para ganar m?s no se necesita obligatoriamente de m?s estudio, fue pertinente para la investigaci?n ?Brechas de G?nero?, reconocer y demostrar que la mujer, en cuestiones acad?micas, tiene un nivel educativo superior al hombre que finalmente no es proporcional a mejores ingresos. Al igual que el contexto nacional, en Bucaramanga los ingresos son en promedio 30% menores que los de los hombres.

Por otro lado la Jefe de Cr?dito y Cartera de Financiera Comultrasan, Silvia Liliana Gonz?lez, admiti? que la discriminaci?n laboral es visible en la ciudad, pues ?aunque en la empresa hay muchas mujeres en cargos directivos, son casi siempre m?s los hombres posicionados en ellos?.
Adem?s confes? que: ?en ocasiones hasta las mismas mujeres preferimos trabajar con hombres, porque se tiene la idea equivocada de que los hombres son menos chismosos o se hablan menos entre ellos?. Parad?jicamente las mujeres tambi?n caen en la subvaloraci?n de la experiencia de ellas mismas y de sus capacidades directivas, hecho identificado por el estudio como segmentaci?n laboral negativa.

El soci?logo universitario Laurentino Rodr?guez, explic? este fen?meno social as?: ?En t?rminos globales, a la mujer se le han asignado los papeles menos trabajosos, menos dif?ciles. En sociedades jerarquizadas como la nuestra, la discriminaci?n sobre la mujer sigue siendo de car?cter biol?gico, y esas diferencias biol?gicas est?n siendo llevadas al campo laboral, por lo que todav?a no se ha ganado confianza sobre las mujeres.
La ciudad todav?a no ha desarrollado ciertos niveles de? comprensi?n. La sociedad, no ha descubierto que las mujeres tienen las mismas potencialidades que el hombre, no ha descubierto el talento femenino?.

Soci?logos del estudio advierten que las condiciones de desigualdad de g?nero (hombres y mujeres), ?dificultan las mejoras de calidad de vida en los hogares, m?s cuando el 30% de ellos tiene jefatura femenina y el aporte de las mujeres al hogar es cerca del 50% de los ingresos familiares?. La discriminaci?n laboral no es entonces

En Bucaramanga ?existen mentalidades que se tienen que transformar, pero las mentalidades no se cambian de la noche a la ma?ana?, afirm? Graciliana Moreno.
??Cuando haya esa transformaci?n, las cifras de discriminaci?n no ser?n las mismas?.

Ir al contenido