Sergio Fajardo no se amilana

Feb 14, 2011 | Facultad de Ciencias Sociales, Humanidades y Artes

El ex alcalde de Medellín despertó del sueño de querer ser Vicepresidente de Colombia y ahora aspira convertirse en gobernador de Antioquia.
Por Pastor Virviescas Gómez
pavirgom@unab.edu.co
El matemático Sergio Fajardo Valderrama jamás olvidará aquella mañana del sábado 8 de mayo de 2010 cuando montaba en bicicleta, hizo mal los cálculos y sufrió una fractura acetabular en su cadera izquierda después de rodar por el pavimento de la Avenida Las Palmas, en la ciudad de la que fuera alcalde.
La noche anterior había estado en Bucaramanga como fórmula vicepresidencial de Antanas Mockus, quien a la cabeza del Partido Verde a esas alturas de la contienda electoral encabezaba las encuestas que hicieron que algunos de sus copartidarios se sintieran entrando victoriosos a la Casa de Nariño.
Nueve meses después un Fajardo que sigue rengueando a pesar de la terapia que cada día realiza, retornó a la capital santandereana para decir que quiere ser gobernador de su natal Antioquia y que respalda la candidatura al Concejo de Bucaramanga de su amigo Cristian Argüello.
Esta es la entrevista de 17 minutos, solamente interrumpida por una llamada de un amigo de Fajardo que escuchó  que el gobernador de Santander habría resultado herido en un atentado, lo cual no resultó ser más que un rumor originado en la ‘guerra psicológica’ que en estos meses preelectorales empieza a vivirse en este departamento.
¿Cómo le cae la noticia de Mockus diciendo que no aspira a la Alcaldía de Bogotá y que le cede el terreno a Enrique Pelañosa?
Me alegra porque es una forma sabia de Antanas Mockus tomar una decisión, que sé que para él en el terreno personal fue difícil, y afirmar que va a acompañar candidatos a través de todo el país. Mockus sale con altura y engrandece su nombre.
¿Qué está pasando con ‘Los Verdes? ¿Les falta liderazgo? ¿Saben lo que están haciendo?
Lo que pasó en Bogotá distrajo y desde el punto de vista del espectáculo político era algo atractivo. Mockus contra Peñalosa, ‘estuvieron unidos y ahora están en bandos opuestos’, y eso distrajo mucho la atención acerca del Partido Verde en toda Colombia. Yo he sido reiterativo en decir que tenemos una obligación con todo el país; no se olviden que Colombia es mucho más que la capital de la República. Nosotros en Antioquia estamos avanzando a pasos agigantados y venimos trabajando, pero lo que ha ocurrido con esta decisión de Antanas se clarifica el panorama, ahora el Partido Verde toma impulso y a prepararnos para las elecciones de octubre que van a ser trascendentales para nosotros.
¿Usted pretende ser Gobernador con el apoyo de quiénes?
Del Partido Verde. En Antioquia hemos construido desde Medellín el movimiento Compromiso Ciudadano, después nos integramos al Partido Verde. Además mucha gente de otros partidos y por fuera de la estructura política sabe qué es lo que hemos hecho, cuál es el tipo de liderazgo que yo he ejercido y entonces mucha gente de muchos partidos nos va a apoyar.
Ese es el panorama hasta este momento, pero el Partido Verde ha dicho que hasta el 31 de marzo tenemos tiempo para ir organizando la casa: qué personas pueden aspirar, de qué manera pueden hacerlo, y ya después de eso miraremos si existe la posibilidad de una alianza, en un sentido distinto a lo que han sido las alianzas políticas tradicionales.
¿Aceptaría el respaldo de personajes indeseables como Césr Pérez García, el ex congresista corrupto investigado por la masacre paramilitar de Segovia?
Las personas como personas tienen la libertad y la capacidad de escoger. Yo he dicho que todas las personas tienen opinión, desde el más humilde hasta el más poderoso, y la forma como he hecho la política es explicar lo nuestro, nunca meterme a hablar de las otras personas sino mostrar lo que nosotros somos capaces, pero ningún tipo de compromiso político con nadie. Nosotros no negociamos para llegar al poder, porque quien negocia para llegar al poder después llegan al poder a repartir lo público para unos bolsillos particulares y yo he sido juicioso e insistente en eso y así lo vamos a seguir haciendo porque esa es nuestra riqueza.
¿Votaría por Peñalosa sabiendo que detrás de él está ‘fantasma’ del ex presidente Álvaro Uribe Vélez o eso no le preocupa?
Para nada. Votaría con todo el gusto por Enrique Peñalosa porque además Bogotá lo necesita, porque lo que pasa en Bogotá tiene impacto nacional y yo creo que es la mejor persona. Como lo dijo Antanas: Peñalosa sería el mejor alcalde.
¿Recuerda aquella manifestación del 7 de mayo que ustedes llenaron la Calle de los Estudiantes en la Ciudadela Real de Minas y que el ambiente era de triunfo antes de jugar el partido?
Lo recuerdo perfectamente. Fue una noche inolvidable, lindísima por el aire de Bucaramanga y la energía de la gente. Era algo conmovedor y lo voy a recordar toda la vida además porque después de esa noche yo viajé a Medellín y luego tuve el accidente que me ha costado bastante trabajo.
¿Ese Partido Verde de esa fecha es como la Selección Colombia que se sentía campeona del Mundial de 1990 sin haber jugado un solo minuto, o como su paisano Aristizábal, considerado por algunos como el mejor jugador del planeta ‘sin balón’?
(Sonríe) La ‘Ola Verde’ fue una emoción muy grande que tuvimos en Colombia. En ese momento en particular nosotros seguramente  ganábamos las elecciones. (Juan Manuel) Santos cambió totalmente su estrategia de campaña; nosotros no nos supimos ajustar, en algún momento esa ‘ola’ nos desbordó en nuestra capacidad para organizarnos y para dar respuestas, y perdimos, pero así es la vida, así es la realidad política, y lo que nos queda es aprender de esa lección. Ahora vamos a hacer muchas ‘olas verdes’.  Yo estoy liderando la ‘ola verde paisa’ y tiene que haber muchas ‘olas verdes’ por todo Colombia y hacer una ‘marea’ por todo el país.
¿Hay un mea culpa de Fajardo por la debacle en la segunda vuelta?
Tengo una excusa y es que  físicamente yo estaba incapacitado. Desde el 8 de mayo estuve recluido en Medellín, no podía salir a ningún lugar y mi contribución se redujo enormemente porque se limitaba a entrevistas radiales o por televisión, pero físicamente no pude más. Ahora, cometimos errores antes, pero no soy de las personas que se queda llorando por lo que pasó o por lo que pudo ser, sino que se preocupa por lo que vamos a hacer. Ahora es para la Gobernación de Antioquia en el caso particular mío y el Partido Verde para que avance por todo el país, y en Bucaramanga Cristian Argüello, que es mi amigo.
¿Aparte de montar en bicicleta, qué más tiene en común con Peñalosa?
Yo monto en bicicleta de manera competitiva, no como medio de transporte. Me gusta ir por las montañas y exigirme con muchos kilómetros. Ahra que no puedo salir a la calle hago bicicleta estática y en ella igualmente estoy feliz, porque desde niño para mi la bicicleta siempre ha sido felicidad. Peñalosa mira más la bicicleta como un medio de transporte en las propuestas urbanas que hace. Ahora somos del Partido Verde y sin duda que él ha tenido unos elementos asociados con el espacio público que yo creo que fueron importantes para nuestro país y de resto somos muy diferentes en muchos sentidos, cada quien tiene su personalidad, y ahora espero que Peñalosa sea nuestro alcalde de Bogotá.
¿Sigue siendo amigo de Lucho Garzón ahora que lo está investigando la Contraloría General por el escándalo del ‘Carrusel de la Contratación’ que tiene contra la pared a los hermanos Samuel y Néstor Iván Moreno Rojas, o le dio la espalda?
De Lucho Garzón me he hecho más amigo. En todos estos meses desde que yo empecé a participar en la campaña del Partido Verde, hemos compartido y lo he conocido mucho más. Lucho es una persona honrada, noble, decente, con una historia de vida impresionante, que ha sido capaz de superarse. Yo confío plenamente en su calidad humana y creo que no tiene nada que ver con algún hecho que lo haga avergonzar a él o a nosotros sus amigos o los copartidarios.
¿Qué tienen en común Antioquia y Santander aparte de ese río Magdalena que los une o los divide?
El espíritu santandereano y el espíritu paisa son lo más similares que hay en Colombia y lo digo después de haber recorrido todo el país. Por supuesto que está el Eje Cafetero que tienen la misma condición humana en muchos sentidos, pero santandereanos y paisas son muy similares. Ese temperamento, echados pa’delante, frenteros en muchas cosas y hay un factor que desgraciadamente nos une y es que Antioquia y Santander tienen las peores carreteras de todo el país. No tiene presentación que Santander tenga estas carreteras, como no tiene presentación que Antioquia tenga las carreteras que tiene, a pesar de que mucha gente piensa que porque Uribe era presidente Antioquia está llena de autopistas, lo cual es falso. En esas montañas es muy complicado, lo mismo que ocurre en Santander, y esa es una de las urgencias de Colombia. Santander es crucial para nuestra relación con Venezuela; Antioquia es crucial para todo lo que tiene que ver con la salida del occidente hacia el Atlántico y el desarrollo productivo, entonces  no tengo duda que si estos dos departamentos tienen unas buenas carreteras eso tiene un impacto grande en el sector productivo de ambas regiones.
…Y nada que terminan la doble calzada Girón-T del aeropuerto Palonegro, y mucho menos el Puente de Flandes. ¿Qué siente cada vez que viene a Bucaramanga y ve que ‘le rinde más a un gorgojo en un riel’?
Y cada que vengo le digo a Cristian: No puedo creer que todavía no hayan terminado esta carretera, porque se ve muy linda Bucaramanga desde allá, pero ya parece ser que van a terminarla y parece ser que ya también van a terminar el Puente de Flandes. Ha sido un desperdicio muy grande, y ustedes tendrán que mirar por qué se demoran tanto tiempo para hacer esa carretera y ese puente. Va a quedar bonito y que terminen rápido, pero sí es una frustración.
Si va al médico y éste le dice: ‘Parece que se va a mejorar de esa cadera’, ¿usted queda contento?
Le diría: ‘Doctor, ¿usted puede ser un poco más preciso?, porque parece es un poco vago. Dígame cómo me puedo mejorar y dígame una cosa más concreta’.
¿or qué Sergio Fajardo apoya a Cristian Argüello?
Porque es mi amigo, pero es mi amigo porque nos hicimos amigos a partir de compartir unos ideales, unos principios, y son varios años trabajando juntos. Cuando yo he estado hombro a hombro, he descubierto su calidad humana y por eso he venido tantas veces acá. Doy fe de que aquí hay una persona de la mejor calidad. Para mí es un orgullo y espero que lo elijan concejal porque sería un lujo para Bucaramanga.
Una columnista de El Espectador dijo de usted que es “vertical en el juego de sus ambigüedades”, pero en esta entrevista ha asegurado que los paisas son frenteros. ¿A quién le creo?
Usted verá. Ya me conoce y son varias veces las que hemos conversado. Eso será lo que ella piensa y puede tener sus opiniones. Nunca en la vida he conversado una palabra con ella y no sé cuánto ella sabe de lo que hago y de lo que soy en la vida. Esa es su opinión y estamos expuestos a lo público, pero nunca me desgasto con ese tipo de comentarios porque uno sabe lo que es y sobre eso se mantiene. Si lo dice, ella lo pensará así y que le vaya bien.
Los seguidores de Álvaro Uribe juran que ha sido el mejor presidente de Colombia en toda su historia. ¿Piensa lo mismo?
Falta mucho en la historia para poder hacer un juicio de esa naturaleza. Para mí el mejor presidente que ha tenido Colombia se llama Alfonso López Pumarejo, que representó una ruptura grande en este país, que le apostó a la educación, que le apostó a una cantidad de intervenciones sociales que todavía perduran en Colombia y que fue un atrevido políticamente. ¿De qué va a quedar Álvaro Uribe? Dejemos que el tiempo pase y la historia lo va poniendo a uno en el lugar que se merece.

 

Ir al contenido