Sueños virtuales, problemas reales

May 10, 2005 | Institucional

Por Édgar Alfonso

Hace dos años, mientras los primeros colombianos alcanzaban la cima del Everest, el monte más alto del mundo, los estudiantes del colegio Santa María Goretti de Bucaramanga ya sabían el recorrido para llegar a ese lugar del Himalaya. Un grupo de docentes encabezado por Yamile Flórez les diseñó un ascenso virtual a la montaña, para que la conocieran con sólo pulsar el ratón de un computador. Al llegar a cada campamento de descanso, los 'viajeros' se encontraban con lecciones de biología, física, informática y geografía y al final del recorrido recibían un diploma de reconocimiento por haber alcanzado "el techo del mundo".

Pero mientras el verdadero Everest sigue en pie, el monte virtual se derrumbó, pues los problemas de la vida real no le dieron lugar: "El proyecto se nos fue abajo, nos quedó a medias. Lo presentamos pero no quedamos contentos, porque lo hicimos a las carreras. Cada maestro tenía asignadas 24 horas de clase a la semana y no hubo suficiente tiempo libre. Además, hubo cambios en la planta de profesores y de los antiguos quedamos sólo dos en el proyecto, de los seis que empezamos", relató Yamile Flórez.

Al igual que ella, otros ocho rectores y docentes de cinco instituciones del área metropolitana de Bucaramanga fantasean con proyectos virtuales y lidian

con dificultades concretas. Así lo manifestaron durante la Jornada de Directores del programa de Actualización en Educación y Tecnologías para Escuelas Secundarias de Latinoamérica (Atees), coordinado en Colombia por UNAB Virtual.

Esta iniciativa, que tiene presencia en otros cinco países, ha funcionado desde 2000 en el área metropolitana. En la actualidad, 150 maestros de 26 colegios públicos y privados forman parte del programa.

No se valora la educación

Limberto Rodríguez Manchego, rector del Colegio Isidro Caballero Delgado, comentó que "el principal problema es que la educación es la Cenicienta en muchos casos. Estábamos en un proyecto para construir nuestra biblioteca virtual cuando llegó alguien y dijo 'quitemos eso', y entonces nos cortaron la Internet, y ahí murió ese proyecto".

Según Rodríguez, los 117 docentes y siete coordinadores de su institución se sienten preocupados por la escasez presupuestal del sistema escolar público, de modo que pensar en bibliotecas virtuales suena desmedido. "Nos inventamos de todo. Como a los maestros del sector oficial no nos capacitan, entre nosotros mismos nos damos cursos y nos entregamos certificados. Con ceremonia y todo", dijo.

Esperanza Celis Quintero, rectora del Instituto Técnico Comercial Yariguí de Floridablanca, de carácter privado, habló de lo difícil que es sacar adelante un proyecto integrador. Este colegio fue una de las primeras siete instituciones vinculadas a Atees en el año 2000. "Tuvimos muchísimas dificultades en infraestructura, porque mientras los colegios públicos luchan con la masificación de la educación, nosotros luchamos por no desaparecer", sostuvo.

La coordinadora de Atees, María Clemencia Gómez, manifestó que el objetivo de la reunión era coordinar el inicio de los proyectos de este año, para lo cual cada rector invitado debe escoger a cuatro docentes, quienes recibirán asesoría de la UNAB. La meta es tener a 100 maestros involucrados en el programa.

Ir al contenido