Tesis de Rafael Suescún distinguida por la UCV

Sep 19, 2013 | Oferta educativa

Por Ricardo Jaramillo P.

La Universidad Central de Venezuela (UCV), con sede en Caracas, otorgó la distinción “Mención honorífica” al profesor de la Facultad de Música y director del Coro UNAB, Rafael Ángel Suescún Mariño, por la investigación que adelantó para obtener el título de la Maestría en Musicología Latinoamericana.

La tesis, llamada “Edición crítica de la obra coral del maestro Gustavo Gómez Ardila”, fue elaborada por Suescún Mariño durante 2011 para obtener en marzo del año pasado el título de magíster.

“La calidad del trabajo hizo que la UCV aprobara otorgarme la distinción a principios de este año, pero por la situación social de Venezuela y algunos cierres que sufrió la institución en lo que va del año, hicieron que la Mención y la medalla que la representa me las entregaran a principios de agosto”, explicó el profesor.

El maestro Gustavo Gómez Ardila (1913-2006) fue un compositor y director de canto coral, pionero en la región de esta práctica musical. Oriundo de Zapatoca (Santander) tuvo una trayectoria profesional de 72 años. Su amistad con el fundador de la UNAB, Alfonso Gómez Gómez, le motivó a donar toda su obra musical a la Universidad, la cual reposa en el Centro de Documentación Musical (Cedim).

“En mi tesis catalogué la obra que el maestro donó al Cedim. Es un archivo de 3.800 partituras y una parte corresponde a toda la creación musical que él hizo para coros; tomé todo lo que tiene que ver con el Club de Estudiantes Cantores (CEC) que él creó en los años 60 en la UIS, desde su conformación hasta las últimas composiciones que hizo para coro mixto, que son 123 obras, que están para coros masculinos y para coros mixtos”, explicó el director del Coro UNAB.

Afirmó que el trabajo comprendió el análisis crítico y la transcripción a formato de escritura moderno, para luego hacer una comparación del manuscrito con la obra que quedó transcrita. “Luego hice la reconstrucción cronológica y biográfica del maestro, año a año, desde su nacimiento hasta su muerte y determiné todos los elementos históricos que influenciaron su obra musical”.

Entre las conclusiones que presentó Suescún Mariño en su tesis, él resaltó algunas. “Era un hombre sensible a la pedagogía. Todas sus obras tuvieron un fin formativo; cabe anotar que el Coro UIS se formó en los años 60 y en esa época lo único que se vivía en esa universidad era revolución, en esos años fue que nacieron los movimientos guerrilleros y en medio de todo eso surge este hombre que dice: ‘Vamos a cantar’ y es allí como empieza a crear repertorios para motivar, sensibilizar y a partir de allí desarrollar toda una carrera de 38 años de dirección coral en esa universidad en pro de fortalecer esa escuela de canto”.

Agregó que otro aspecto destacado “es la calidad de los manuscritos que hizo. Todos están hechos en pergamino o en acetato de su puño y letra, es un trabajo artesanal perfecto y con una organización sorprendente, porque toda la obra que entregó a la UNAB está organizada alfabéticamente, numerada, con nombres, tipo de composición y otros aspectos, lo que demuestra que detrás de esa obra hay un hombre que tenía mucha pasión por su misión de director y como compositor y arreglista no cabe duda que ha sido uno de los mayores personajes que haya creado música coral en Colombia”.

Suescún Mariño es licenciado en Música de la UIS (1994). Se vinculó a la UNAB como docente del Instituto Caldas en 1995, en 1996 pasó a la Facultad de Música como profesor y desde entonces dirige el Coro UNAB.

Ir al contenido