Tipacoque, un espacio para la tertulia

Sep 9, 2010 | Institucional

Música, crayolas, papel, dibujos, caricaturas, sonrisas, café y más café, fueron algunos de los elementos que adornaron las tertulias de los visitantes de Ulibro 2010 en este café libre y espontáneo que brindó un espacio cultural con el objetivo de que estudiantes, comunidad educativa y escritores se integraran en un espacio informal, más coloquial, y en donde permitiera a todos descansar, divertirse, salir de la rutina, conversar y pasar un rato agradable con precios más cómodos y una oferta gastronómica diferente y llamativa.

Este espacio que por segundo año consecutivo se abrió durante Ulibro tuvo la aceptación total de quienes lo visitaron. De acuerdo con lo manifestado por los organizadores, a las personas les gustó mucho y desean que la propuesta continúe y que no sólo sea un espacio para la feria porque es diferente a lo que hay en los alrededores de la Universidad. “Lugares como estos hace más amena la estadía en la universidad, la música logra que sea un ambiente propicio para compartir con los amigos, aseguró Fabián Ronay Gómez, estudiante del programa de Artes Audiovisuales de la UNAB. 

Los grandes atractivos de Tipacoque eran los precios, la atención y el ambiente agradable, amigable y familiar. Silvia Pinto, estudiante de Comunicación Social y quien colaboró con la atención del lugar, comentó que “la atención era personalizada y que lo que en realidad importaba era que quienes fueran se sintieran a gusto y quisieran volver”, pues de acuerdo con lo manifestado por algunos estudiantes, ya están cansados del vallenato que se escucha en los alrededores de la Universidad y que en este espacio podían escuchar jazz, rock, música folclórica, tango, electrónica, son cubano, entre otros ritmos, y lo mejor de todo es que sin una gota de licor lograron pasar muy buenos momentos de diversión.

La oferta gastronómica también tuvo buena acogida, el menú eran platos típicos  y variaba de acuerdo con la región del país y la ciudad a la cual pertenecían los invitados de Ulibro. Algo curioso por destacar son los nombres de los platos, éstos hacían referencia al Bicentenario de la independencia y tenían un toque de humor. La idea era jugar con las palabras de la mano con el eslogan de Ulibro: “Letras libres”, lo que implicaba nombres más frescos, espontáneos y formales.

¿Por qué Tipacoque?

Andrés Torres, estudiante del programa de Literatura y uno de los organizadores, respondió a esta pregunta y comentó que Tipacoque es el nombre del pueblo en donde nació Eduardo Caballero Calderón, quien dedicó gran parte de su obra a su tierra natal. La ambientación del lugar se tomó de la obra del autor y hace referencia a este pueblo, con algunos adornos tipo hacienda propios de la región.

¿Para qué Tipacoque?

La idea principal de llevar a Tipacoque a Ulibro era para que los estudiantes de Literatura hicieran presencia, dar a conocer sus ideas, textos, en definitiva, crear un espacio aparte que les permitiera a los estudiantes descansar y materializar la obra de Eduardo Caballero.

Balance general

De acuerdo con lo manifestado por Andrés Torres y Rodrigo Oviedo, estudiantes de Literatura, Tipacoque se realizó sin ánimo de lucro con el único objetivo de ofrecer un espacio de recreación durante Ulibro y se logró hacer de éste un lugar para que los estudiantes y la comunidad educativa se desconectaran de la academia, en donde se sentían artistas y tenían un espacio para ellos mismos.

La acogida fue excelente y hubo reconocimiento del nombre y del espacio durante la feria. De esta manera, se logró hacer un acercamiento con los visitantes y con los estudiantes, quienes manifestaron la inquietud de mirar las posibilidades de dejar de manera permanente este café libre en la UNAB.

Sin lugar a dudas la propuesta del programa de Literatura con este espacio durante Ulibro fue un acierto y un éxito total, razón por la cual se extiende una felicitación al equipo que trabajó en Tipacoque e hizo de este espacio un tertuliadero con marca 100% UNAB porque esta es tu casa y en casa siempre pasan cosas buenas.

 Equipo Organizador de Tipacoque

  • Yaneth Lizarazo, coordinadora del programa de Literatura.
  • Andrés Torres, estudiante del programa de Literatura y de Artes Audiovisuales.
  • Rodrigo Oviedo, estudiante del programa de Literatura.
  • Gladys Arciniegas, estudiante de Ingeniera Financiera.
  • Lunay Figueroa, estudiante del programa de Literatura.
  • Eduardo Martínez, estudiante del programa de Literatura.
  • Carlos Humberto Gómez, estudiante del programa de Literatura.

El equipo también recibió la colaboración de Sofía Alejandra Quintero, estudiante de Ingeniería Financiera y de Literatura.

Ir al contenido