Trabajar con niños es sinónimo de juego

Ago 20, 2014 | Institucional

Ver sonreír a un niño es una de las grandes recompensas para Érika Angulo Traslaviña, estudiante de décimo semestre de Licenciatura en Educación Preescolar. Aunque tan solo tiene 21 años, la madurez y el agrado que demuestra por su carrera pudieran parecer los de una docente experimentada.

El semestre pasado tuvo la oportunidad de desarrollar el portal Web “El sabor de las matemáticas” para estimular el pensamiento lógico de niños entre los tres y cinco años de edad del jardín infantil Acomunal N° 4 del barrio La Concordia de Bucaramanga. “Yo soy autónomo”, dialogó con esta estudiante acerca de la construcción de esta experiencia académica que empleó a los alimentos como el instrumento que guio su labor con los pequeños de una forma divertida y con significado.

¿De dónde surge la iniciativa de crear el portal “El sabor de las matemáticas”?

Nace en torno a la problemática que se ve con el tema de las matemáticas. Se evidencia que los niños fallan, por ejemplo, en las pruebas Saber 11. Somos los encargados de generar ambientes de aprendizaje en los cuales los niños van a aprender a aprender pero la realidad es que se están abordando procesos de forma muy tradicional que no los motivan.

La docente de la asignatura “Didáctica de las matemáticas” nos dijo que en la Facultad usualmente hay buenas estrategias y lo que íbamos a hacer en la clase era planear todo el trabajo y subir la información a la Web a través de la herramienta Wix. Planteé la idea de hablar de alimentos pues tienen formas, texturas y colores y asociarlos con los temas que hay que abordar en los niños y se me ocurrió “El sabor de las matemáticas”.

Hubo una actividad que incluía galletas, entonces el niño las preparaba y en la masa dibujaban el número uno y ahí era la grafía de los números pero además el conteo. En los cuentos también se encontraban los alimentos, por ejemplo, se tomó el cuento que se llama “Pedro tiene cara de pizza” y se generó una actividad para que los padres trabajaran con los niños en sus hogares. El valor agregado de este trabajo es el uso de las TIC para exponer las actividades y experiencias.

¿El material de la página Web está disponible para sus otros compañeros del programa u otros docentes?

Claro. La idea del portal es que sea una experiencia para aquellos que estén interesados en tomar las estrategias y llevarlas a las aulas. Hay aspectos que deben mejorarse y eso es lo que se busca en la Facultad de Educación. Este material de trabajo también está dirigido a padres de familia.

Sobre tu formación profesional, ¿por qué escogiste Licenciatura en Educación Preescolar?

Leí alguna vez un artículo de una investigadora quien dijo que lo que se hacía por un niño se hace por un país. Tengo claro que las bases de la sociedad se cimentan en los niños y se sabe que en los primeros años es donde se da el mayor desarrollo del cerebro y se establecen las bases cognitivas y de comportamiento que le permitirán al niño formarse.

¿Hay más docentes en tu familia?

Tengo una hermana menor que también estudia Licenciatura en Educación Preescolar acá en la UNAB y va en cuarto semestre. Siempre he tenido el apoyo de mi familia y cuando me gradué del colegio me dijeron que eligiera lo que me hiciera sentir segura, para lo que tenía aptitudes y desde mucho antes de graduarme de bachillerato tuve el deseo de enseñar. Me gustan los niños y cómo se da el desarrollo del ser humano en los primeros años.

Estás en la fase final de tu programa académico, ¿cuál crees es el elemento diferenciador que brinda la Facultad de Educación de la UNAB en comparación con otras del país?

La calidad de los docentes. Acá se busca que los profesores estén en permanente formación, contamos con doctores y magísteres. Tenemos un equipo docente muy fuerte que está disponible para sus estudiantes. A su vez, la investigación, el fomento de las TIC, así como el pensar en los niños con necesidades educativas especiales son otras de las fortalezas.

¿Cuáles características o cualidades debe tener la persona que decide estudiar esta carrera?

Debe gustarle la lectura, tiene que estar abierta a la diversidad, al trabajo en equipo, debe ser muy paciente, creativa y tener la capacidad de innovar. Algo que quiero destacar es que la Facultad ha trabajado en quitar ese prejuicio de que los hombres no son para esta carrera. A nuestros compañeros les damos una gran acogida porque evidenciamos en ellos cualidades. Trabajar con niños de Preescolar es sinónimo de juego.

¿Qué es lo mejor de trabajar con niños?

Los niños de Preescolar están aferrados a su docente en la parte afectiva, ellos son muy agradecidos y lo demuestran de una manera cariñosa. Lo más significativo es estar trabajando para contribuir al cambio en la educación de la sociedad.

¿En qué te ocupas actualmente?

Realizo mi práctica con el grado prejardín en Acomunal N° 4 de martes a viernes de 8 a.m. a 12 m. y también, con esta misma institución, elaboro mi proyecto de grado con una compañera y la pregunta a la que pretendemos dar respuesta es cómo estimular los procesos de acercamiento a la lectura y escritura por medio del arte en niños de tres a cinco años.

¿Cómo te ves dentro de cinco años?

Me gusta la investigación y a partir de los semilleros de la Facultad en los que he estado vinculada quiero seguir investigando. En diciembre me gradúo y posiblemente el siguiente paso sea iniciar la maestría en Educación de la UNAB.

Si quieres conocer un poco más sobre “El sabor de las matemáticas” puedes dar clic aquí 

 

Entrevista tomada de la edición 52 de la revista “Yo soy autónomo”.

Ir al contenido