Un ejemplo a seguir

Jul 28, 2008 | Institucional

Por Ricardo Jaramillo P.

Desde hacía cinco años, Jesús Adolfo Camayo Torres tenía un sueño recurrente. ¿Muchas veces, cuando me acostaba por las noches, veía la torrecita de la UNAB y siempre me decía al despertar ¿algún día tengo que tomarme una foto ahí¿¿.

La ¿torrecita¿ a la que hace mención Jesús Adolfo, es el Edificio Administrativo ¿Armando Puyana Puyana¿ y lo que para muchas personas de la UNAB es algo cotidiano -pasar frente a la estructura-, para él cobra importancia toda vez que vive en Pereira y sólo hasta el viernes 18 de julio pudo venir por primera vez a Bucaramanga a recibir su título de Contador Público y a hacer realidad su sueño.

Tiene 51 años, está casado hace 30 con Consuelo Isaza, tiene dos hijos y un nieto, y si bien se desempeña como asesor contable de 18 microempresas en la capital risaraldense, necesitaba la tarjeta profesional de contador para seguir adelante con su labor.

Es técnico laboral en Sistemas y técnico en administración empresarial, pero nunca había hecho una carrera profesional. Por eso decidió, en enero de 2003, ingresar a la UNAB a estudiar en la modalidad virtual y hoy, cinco años después, recibió el título y la distinción ¿Cum Laude¿ por dejar el promedio académico en 4,4.

 ¿Qué motiva a una persona que tiene su vida ya hecha, a estudiar en la Universidad?

Por el ejemplo. Desde hace muchos años tenía esa meta, la de concluir como fuera una carrera profesional, porque en muchos lugares es requisito indispensable tener la tarjeta profesional de contador público; en segundo lugar, la familia, porque quería darles ese ejemplo, que tengan ese recuerdo de que pese a la edad, dificultades y compromisos, tuve la decisión de salir adelante.

¿Por qué estudió en la UNAB?

Si bien en Pereira hay buenas universidades como la Libre o la Cooperativa, por tiempo no podía enfrentarme a una carrera presencial. La verdad, desconocía esto de la virtualidad y en enero de 2003 encontré un artículo de Gabriel Vásquez Tristancho (entonces decano de Contaduría Pública) en el diario La Tarde en el que hablaba del uso de las tecnologías de la información aplicadas a la educación. Entonces me llamó la atención, porque decía que a la UNAB le había sido aprobado el programa de Contaduría Pública y no lo pensé dos veces, entré a la página web de la Universidad, encontré la información y automáticamente me vinculé, con muchas dudas sí, porque mucha gente menosprecia este tipo de educación, pero aquí estoy graduándome como Contador Público.

 ¿Ahora que ya terminó qué dice de este sistema educativo?

Es excelente. Es un esfuerzo grande que hay que hacer, un proceso difícil. En mi caso nunca había estudiado en una universidad, hice cursos y carreras técnicas, en los que uno tenía que cumplir horario y presentar exámenes y la modalidad virtual es completamente responsabilidad del estudiante. Hay que tener la disciplina y las ganas de salir adelante, no se trata únicamente de matricularse y estar ahí por cumplir, uno tiene que esforzarse al máximo y salir adelante.

 Una persona de 51 años que nunca había pasado por una universidad, entra a una modalidad educativa pionera en Colombia y logra el promedio más alto de la promoción, ¿es la muestra de que se necesita ser un ¿coco¿ para estudiar en modalidad virtual?

No, lo que se necesita es dedicación, amor por lo que se hace y mucho esfuerzo, porque sacrifiqué domingos, días festivos, familia… Hay algo que debo destacar por encima de todo y es el apoyo de mi familia. Nunca me pusieron problema porque no podía salir con ellos o compartir como quisiera, sino siempre comprendieron que estaba estudiando y debía cumplir esa meta.

 ¿Usted es la muestra de que las nuevas tecnologías no son exclusivas de ingenieros de sistemas o de adolescentes que viven inmersos en el chat?

Exacto. Empecé la carrera a mis 46 años y puedo decir que la edad no es impedimento para meterse a las nuevas tecnologías, lo único indispensable son las ganas de salir adelante y mucha, pero mucha disciplina. Lo que uno se proponga en la vida, con dedicación y amor lo puede lograr.

Ir al contenido