Un saludo desde China

Abr 26, 2011 | Institucional

Por Carlos Felipe Niño Santos*
Con el fin de obtener mi título como ingeniero financiero, quise expandirme para aprender más sobre nuevas culturas, nuevas experiencias, nuevos mercados y sobre un país al que muchos le temen, tal vez por el idioma, tal vez por la comida, por las costumbres o por cualquier otra cosa, pero que en sí ha resultado hasta el momento una excelente experiencia.

Me encuentro en China haciendo mi práctica académica y puedo decir que este país supera a cualquier otro en todo el sentido de la palabra. China es una cultura nueva para todas las personas, hay varias cosas diferentes pero a la vez interesantes y fuera de lo normal.

Estoy viviendo en Shanghái y trabajo en la Cámara de Comercio e Integración Colombo-China, donde hasta el momento he aprendido muchas cosas y me ha brindado muchas oportunidades para vivir experiencias que siempre había querido experimentar dentro del aula de clases mientras aprendía, tomaba apuntes y me imaginaba cómo todo iba a ser en la vida real.

Gracias a un convenio que la Oficina de Relaciones Internacionales de la Universidad ha venido cosechando y alimentando a través del tiempo: apliqué, estuve en el proceso de selección y finalmente fui escogido junto con dos estudiantes más, uno de la Universidad de Medellín y otro de la Universidad del Tolima.

La Cámara de Comercio tiene un gran posicionamiento en China, es conocida y las labores que lleva a cabo son interesantes. Me gustaría invitar a los estudiantes para que apoyen este convenio para que siga creciendo y la Universidad tenga más oportunidades de expansión, que al fin y al cabo nos benefician a nosotros los estudiantes.

China es un país muy grande y de miles de oportunidades, es algo extraño, pero no es nada de todo lo que dice la gente sin antes haberlo visitado. Es organizada, la gente es amable y así como nosotros vemos en Colombia a un chino por la forma de sus ojos, así ellos nos ven, como los de los ojos extraños.

Las costumbres son algo diferentes, sí hay cosas muy extrañas que comen, pero no es algo que sea a nivel mundial, son culturas y regiones que lo hacen por costumbres o tal vez por necesidad, porque detrás de la gran China, con economía estable y en busca de ser potencia mundial, también se ve pobreza, pero con ayuda y apoyo del gobierno chino, que a pesar de ser comunista, tiene en cuenta siempre al pueblo.

Tengo un poco de conocimiento de mandarín, es algo complicado pero no es extremadamente difícil como lo hacen creer. Esto ha provocado vivir varias anécdotas y momentos inolvidables con los chinos, puesto que no es común encontrar gente que hable inglés en las calles, así que hacerse entender es todo un procedimiento con la gente, pero no ha sido un impedimento para seguir viviendo esta experiencia tan agradable.

                                                              *Estudiante de décimo semestre de Ingeniería Financiera

Ir al contenido