Volviendo a nacer

Sep 29, 2008 | Institucional

Estaba atardeciendo y los fértiles arboles soplaban sobre mi rostro el rocío de la noche.He esperado este momento para disfrutar lo colorido del paisaje; contemplo el silencio del bello campo que sobre mi gira, escucho el lenguaje de los pájaros, el agua y el silencio.Es un mundo maravilloso; en el que puedo descansar de todo lo que atropella mi cuerpo, mi mente y mi alma, es un encuentro con mi interior algo indescriptible pero que agrada.Me dirijo hacia el lago y sentada en una piedra contemplo mi rostro en el agua; un poco mejor se ve mi semblante, mi ser ha respirado en silencio.La noche llego; las estrellas, el viento y la luna me acompañan; hace frio en esta noche oscura, veo el cielo y me da tranquilidad por fin he encontrado  un lugar en el que puedo descansar.

Ir al contenido